‘Frívola y deshumanizada’


En el tintero

Por Jessica Rosales

Hace algunos años critiqué a un funcionario priista de Coahuila que trabajaba en el DIF estatal, porque en sus redes sociales se mofaba de la apariencia del hijo menor del Presidente Andrés Manuel Lopez Obrador, apoyado en el comentario del youtuber Chumel Torres, quien en ese momento ridiculizaba el estilo del pelo bicolor del niño por tener una piel morena.

Mi punto era que, si estaba a cargo de un área en una de las dependencias más sensibles del sistema público, como era posible que se expresara así de una persona, la que fuera, y en este caso de un niño.

Ese pequeño, es hijo Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del Presidente, quien hace algunas semanas dio mucho de qué hablar cuando salió nuevamente a la defensa de su hijo, reclamando la invitación que hizo la Conapred a Chumel, justo para una conferencia sobre discriminación.

En ese momento estuve más que de acuerdo con quien, por cierto, se resiste a ser identificada como la primera dama, de no permitir que se discrimine o dañe la autoestima de un ser humano, y la incongruencia de un organismo responsable de promover la igualdad.

Sin embargo, es una lástima que esa misma persona que se mostró como la primera defensora de los derechos de su hijo, hoy incurre en un acto deplorable y mucho peor, pues con sus expresiones atentó en contra de los derechos de un grupo vulnerable de la población.

“Hace dos años, los ciudadanos -que somos los verdaderos guardianes de la democracia- logramos lo impensable: elecciones realmente democráticas. #1dejulio”, escribió en su red social Beatriz Gutiérrez Müller.

Enseguida vino la pregunta de José David Guerra Muñoz: ¿Cuándo atenderá personalmente a los padres de niños con Cáncer? Gracias por su amable respuesta.

Definitivamente el usuario ejerció su derecho a la libre expresión, pero, además, lo hizo con total decencia no como los miles de ataques e insultos que luego se sueltan en la red, incluso esta persona se mostró con nombre y apellido. La pregunta, me parece, fue genuina, de ninguna manera se puede calificar como un ataque. No en este caso.

Los usuarios, incluso los propios morenistas, no daban crédito a la respuesta, “No soy médico, a lo mejor usted sí. Ande Ayúdelos”, dijo Gutiérrez Müller.

No tardaron los comentarios de familiares de niños con cáncer que manifestaron: “Nos ofende profundamente la respuesta frívola y deshumanizada de la Señora Beatriz Gutiérrez”.

Y entonces surge la pregunta, ¿Con qué calidad moral está mujer ha solicitado el respeto a los derechos de su hijo cuando violenta los de todo un grupo vulnerable de la población? Tanto su hijo como los millones de niños con cáncer merecen respeto y atención.

Entonces, ¿quienes son los guardianes de estos pequeños? ¿Para qué buscaban llegar al poder? De ninguna manera puede deslindarse de su compromiso y responsabilidad con México, pues es obvio que tiene una posición de poder en la que fácilmente puede canalizar este tipo de solicitudes si no es que atender la parte social y humana, ella misma.

Sin duda una gran parte de esos 30 millones de mexicanos que presumen, votaron por AMLO, se han decepcionado de la incongruencia y falta de compromiso de quienes hoy dirigen al país. Niños con cáncer abandonados a su suerte, sin tratamientos ni medicamentos disponibles. Un país con miles de empleos perdidos y con brotes de violencia en varios estados.

Se exigió una disculpa pública y la dio, aunque la hizo de forma burlona y sin la menor empatía o sensibilidad que implica el tema “Están muy inquisidores los adversarios de mi esposo. ¡por algo será! Si mi expresión ‘No soy médico’ ofendió a alguien, ofrezco disculpas. En cuanto a mí, sólo expresarles que soy profundamente humana y deseo el bien a todos, ahora y siempre”.

Lo mejor era que se quedara callada, pues esa disculpa no tiene la menor sensibilidad de alguien que realmente acepta que se equivocó con su expresión. Pero más allá de la sola expresión, se trata de algo que realmente piensa. Con una disculpa no se resuelven las necesidades hospitalarias de los niños con cáncer. ¿Qué va a hacer al respecto? ¿Cómo va a apoyarnos? Eso es lo que nos interesa saber.

Comentarios

Anterior Toma de protesta del nuevo Consejo Directivo de la Cruz Roja de Lerdo
Siguiente ¿Qué pasó en Acuña?