Hay fiesta en Lerdo; fuga de agua cumple un año


Al entrar por la avenida Tecnológico, doblar a mano izquierda por la Hidalgo y avanzar en un tramo de siete a ocho cuadras, se observa un camino olvidado con su camellón lleno de maleza y basura, pavimento destruido y una fuga de agua de potable.

Vecinos de los diferentes fraccionamientos como Quintas San Isidro 1 y 2, La Muralla, El Valle, el Kiosko así como San Gregorio, son los principales afectados por las fallas en la tubería, la fuga tiene más de un año y aunque personal del SAPAL ha acudido en contadas ocasiones para repararla, los trabajos son deficientes ya que en pocos días vuelve a aparecer.

La ruptura de la tubería se encuentra sobre la misma Hidalgo, en esquina con la calle San Luis del fraccionamiento Quintas San Isidro, en donde el suelo ya sin pavimento se encuentra con zanjas, donde varios automóviles se han descompuesto.

Para las familias de estos sectores lo más grave es que el agua potable se sigue desperdiciando, cuando “todos en La Laguna conocen el problema del agua”.

La doctora Alejandra Salazar, vecina de este sector, desde el año pasado informó sobre la fuga de agua, en ese momento responsabilizó al Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAL), de realizar perforaciones así como conexiones clandestinas para beneficiar a dueños de algunos predios cercanos.

Aunque es el más grave por lo que representa, la fuga no es el único problema que enfrentan, pues vecinos también dieron a conocer el deficiente servicio de alumbrado público.

La carencia de iluminación en la calle Hidalgo, es uno de los problemas que más preocupan para los cientos de familias que viven en los fraccionamientos afectados, principalmente por las personas que se trasladan en rutas urbanas para acudir a su escuela o trabajo, y se ven en la necesidad de salir desde muy temprano, o en su caso regresar ya sin la luz solar, deben caminar casi seis cuadras para tomar la unidad.

La oscuridad de este tramo de la vialidad ha ocasionado diferentes problemas delictivos como robos y abusos, pero el hecho que alarmó a los vecinos, fue en relación a un intento de robo de un menor, pero que ante la intervención oportuna de la madre, no pasó a mayores.

La situación alarmó a los vecinos quienes dieron a conocer el caso a la luz pública, pero lo único que lograron, es que patrullas acudieron a realizar rondines de manera esporádica, mientras que su petición para la habilitación de las luminarias, no se atendió, y permanece con la oscuridad de su principal calle de acceso.

“La fuga ya tiene como un año, ya se ha reportado varias veces pero no le hacen nada, el camino está con baches y mojado todo el tiempo, pero desde siempre, el pavimento estuvo muy mal, y luego luego en las primeras aguas se hicieron baches, y esas fugas son por tomas que han hecho para el otro fraccionamiento y ya la dejaron así, y nadie ha hecho nada” Onésimo Rosales, vecino de Quintas San Isidro desde hace 15 años.

“La fuga siempre ha estado así, tenemos los conflictos con los carros, pues se dañan las llantas, y sin alumbrado público esto siempre está muy feo, yo tengo que caminar para agarrar el camión, el Quintas, Gómez-Lerdo. En el intento de robo de un niño, ahí si estuvimos muy unidos los vecinos porque todos reportamos eso y nunca hubo nada.

Si hay seguridad pero la verdad muy poco”. Bertha Flores, llegó al Fraccionamiento El Valle, hace diez años.

Comentarios

Anterior ¿Y el estado laico? Líderes evangélicos acuerdan distribuir la Cartilla Moral de AMLO
Siguiente Solicitan ayuda para Chichi, uno de los perros rescatistas del sismo en la CDMX