in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

De lo que se conoce hasta ahora del equipo que acompañará a José María Fraustro Siller en su gestión como Presidente Municipal de Saltillo, dos aspectos llaman la atención, primero que hay una menor influencia del sector privado, y segundo que se consolida la llegada de una nueva generación de funcionarios.

Tradicionalmente en Saltillo dos posiciones han sido para el sector privado, la primer regiduría y la tesorería, lo cual no se dará en la nueva administración.

Como primer regidor fue postulado Eduardo Medrano, a quien se le toma como una posición del grupo de Manolo Jiménez Salinas, y fue en la segunda regiduría donde se contempló a un representante del sector privado, Lucía Dávila Flores, proveniente como es tradición de la Cámara de Comercio.

Pero lo que más ha llamado la atención es que se perfile a Juan Carlos Villarreal para la Tesorería. Se sabe que hubo otras dos opciones, incluso se invitó a dos ex tesoreros de la UA de C, que en su caso sí cumplían con el requisito no escrito de una buena relación con el sector empresarial, pero ambos declinaron.

La llegada de Villarreal a Tesorería significaría que el alcalde electo optó por alguien de su entera confianza, considerado incluso hechura suya en el servicio público, que en sondear prospectos con la IP.

En algunos círculos se habla que esto tiene su significado, pues confirma que en el relevo generacional se perdió la influencia de las cúpulas empresariales que tuvieron en su momento el derecho a veto, sin desconocer que el propio Fraustro Siller tiene relaciones al primer nivel en este sector.

Y de relevo generacional también hablaría la designación de funcionarios pues tanto Juan Carlos Villarreal, como Lisette Álvarez y Carlos Estada, que van a Tesorería, Contraloría y Secretaría del Ayuntamiento, pertenecen a una nueva camada, no es que sean novatos, ya han estado desde hace años en tareas del servicio público, pero se estrenarán en el primer nivel municipal en enero.

Sin entrar en mayores detalles Fraustro Siller ha dicho que al menos al inicio de la administración permanecerá Federico Fernández como Comisionado de Seguridad Pública, sin explicar si ha pensado en una reestructuración de la corporación.

–o–

Ahora que se confirmó la conformación de una nueva Zona Militar, que tendrá como sede a Piedras Negras y jurisdicción territorial de Múzquiz hacia el norte de la entidad, aunque la noticia da gusto pues significa que van a destacar a un mayor número de elementos y que un mando de mayor rango tendrá presencia permanente en la región, siguen inquietando algunas dudas.

Se recordará que hace algunos meses estuvo en Piedras Negras el General Luis Cresencio Sandoval, Secretario de la Defensa, y en una reunión con autoridades estatales y federales acordó ceder los terrenos de la guarnición militar de esa ciudad, para la ampliación de los patios fiscales del puente dos, pero eso implicaría construir un nuevo cuartel.

De la asignación presupuestal para ese cuartel, que ahora alojaría a la comandancia de la nueva zona militar, nada se ha dicho, no viene mencionado en el proyecto de presupuesto federal de egresos para 2022.

Esperemos que no se “alonche” una vez más el gobierno federal y espere que la construcción del cuartel sea con cargo al presupuesto estatal, como ha ocurrido con otras instalaciones que se entregan al Ejército.

No se duda de la disponibilidad estatal para coordinarse con los militares en el blindaje de la entidad, pero va siendo hora de que el gobierno federal aporte también algo de recursos.

–o–

El sábado se cumplió un año de que el presidente Andrés Manuel López Obrador, en los accesos a la mina Pasta de Conchos hizo una serie de compromisos con los deudos de los mineros que murieron en ese lugar, y en general con la región Carbonífera.

Prometió que se iniciarían los trabajos para la recuperación de los cuerpos, y en específico que en septiembre de este año se empezarían a construir nuevas rampas de acceso.

Pero prometió también obras, “todas las necesarias” dijo, relacionadas con escuelas, parques públicos y hospitales.

Todos siguen esperando que cumpla.

–o–

En Torreón se conoció del fallecimiento del señor Marcelo Bremer Sada, padre de la señora Selina Bremer de Cepeda y suegro del alcalde electo Román Alberto Cepeda González. Vayan nuestras condolencias para ellos.

[email protected]

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

¿Quién es la estrella mejor pagada de Instagram?

Alcaldesa de la CDMX viaja en camionetón con placas alteradas