in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

Como es bien sabido, Claudio Bres Garza está por concluir su tercer periodo como alcalde de Piedras Negras, la gestión termina el próximo 31 de diciembre y esta semana la Auditoría Superior del Estado ha dado a conocer los resultados de su fiscalización al ejercicio presupuestal 2020, a ese que en el caso de Claudio fue su octavo año como alcalde, y llaman la atención las observaciones de la ASE, porque hacen referencias a errores y omisiones en las que se supone ya no debería incurrir alguien con tan vasta experiencia. 

Por ejemplo señala el ente fiscalizador: “No se cuenta con elementos que permitan revisar si los programas y su ejecución se ajustaron a los términos y montos aprobados, por lo que no fue posible verificar el desempeño en el cumplimiento de los planes y programas con base a los indicadores aprobados en el presupuesto”.

Y abunda la ASE: “Derivado de lo anterior, no es posible concluir que se tuvo un adecuado desempeño de la gestión del municipio, dado que no presentó elementos normativos internos que implementen el desarrollo del Sistema de Presupuestación Basada en Resultados y del Sistema de Evaluación del Desempeño”.

Pero además de estas conclusiones, es importante recuperar algunos de los señalamientos que en específico se le hacen a la administración municipal de Piedras Negras.

Por ejemplo, en servicios personales, que es la nómina, y a donde en 2020 se destinó el 30% de los egresos del municipio, en el presupuesto aprobado se había asignado una partida de 203 millones de pesos, y al final del año se ejercieron 213, es decir 10 millones de pesos más, casi un millón de pesos cada mes por sobre lo autorizado.

El total de las observaciones representan un monto superior a los 75 millones de pesos, y varias de ellas tienen que ver con obras porque se encontraron deficiencias físicas y técnicas.

En los egresos hay dos observaciones que tienen que ver con falta de comprobación o de justificación insuficiente, una por más de 4 millones de pesos, y otra, relacionada relacionada con el ejercicio presupuestal de sueldos y prestaciones, por más de 9 millones de pesos.

La observación mayor tiene que ver con incumplimiento de lo establecido en la Ley de Adquisiciones, en seis rubros que suman más de 32 millones de pesos.

Cuando Claudio Bres fue alcalde por primera ocasión, allá en el último tercio de los noventa, fue escándalo a nivel estatal que en una auditoría le encontraron que en la comprobación de gastos había facturas hasta por la compra de ropa interior.

Hoy no se hacen señalamientos de ese tipo, pero llaman la atención tanto la comprobación insuficiente como la ausencia de indicadores de medición, algo indispensable cuando se supone que se está haciendo una administración profesional y de experiencia.

Y ya metidos en el tema de las auditorías, aquel pasaje de Claudio y la ropa interior queda en pecata minuta frente a lo que se ha encontrado el SAT en la revisión contable a algunos personajes de la política en la entidad.

Dicen que hay quienes tratan de que les reconozcan como deducción sus gastos en lencería, juguetes sexuales y hasta el equipamiento de un “cuarto de placer”  al estilo de las 50 sombras de gray. 

Y ya nadie se asusta de cómo se diviertan, lo que se cuestiona es el desparpajo con el  que pretendan que el fisco cargue con ello, pero eso es tema de las auditorías federales.

Otro que es por tercera ocasión alcalde, y que se supondría se las sabe de todas todas, es Jorge Zermeño Infante, a quien de entrada le encontraron que en 2020 en nóminas se gastó más de 42 millones de pesos adicionales a lo presupuestado.

Las observaciones para la administración municipal de Torreón superan también los 70 millones de pesos, y destacan además de deficiencias en las obras, deficiencias normativas en los procesos de adjudicación.

En el rubro de egresos hay 25 observaciones, que suman casi 67 millones de pesos, y destaca, al igual que en Piedras Negras, la relacionada con comprobación o justificación insuficiente en sueldos, salarios y prestaciones, donde se señalan más de 24 millones de pesos.

También hay incumplimiento a la Ley de Adquisiciones.

Los hallazgos son muy similares en Piedras Negras y Torreón, y así lo son seguramente en la mayoría de los municipios, pero estos dos casos sobresalen por la larga trayectoria de quienes están al frente de la administración, que en ningún caso pueden alegar desconocimiento de normas y procedimientos. Más bien le andan pegando al vivo.

[email protected]

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Aprueba Congreso de Coahuila reforma para alternancia de género

COESVI supervisa construcción de casas y cuartos