in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

Sin desconocer que estos son días para promover sentimientos como paz, reconciliación y fraternidad, y no la discordia, imposible pasar por alto las discrepancias en las declaraciones de servidoras públicas relacionadas con la protección a la familia.

La delegada de la Procuraduría de la Familia en la región Centro, Lizeth Partida Flores, aseguró que en esta temporada la demanda de servicios por parte de la ciudadanía “disminuye mucho” y que trabajan únicamente con guardias “posiblemente porque en Navidad nace más la fraternidad y las familias tratan de estar unidas y convivir en paz, se consiente más a los hijos..”

En contraparte Patricia Moreno Domínguez, titular de la Unidad de Integración Familiar en Saltillo, señala que es en las fiestas navideñas cuando tienen mayor carga de trabajo, pues se agudizan los conflictos familiares y en muchos casos derivan hasta en enfrentamientos.

El comportamiento que se ha observado es que en el reencuentro, y muchas veces ante el consumo de bebidas alcohólicas, afloran los sentimientos, que como pueden llevar al perdón, también pueden propiciar la violencia.

Si pudiéramos escoger, nos quedaríamos desde luego con la versión de la Procuraduría de la Familia, en voz de su delegada Partida Flores, pero mucho nos tememos que está más acercado a la realidad lo que declara Patricia Moreno, finalmente la UNIF es una instancia con trabajo permanente de campo, que atiende las llamadas de auxilio, y la PRONNIF tiene más bien trabajo de escritorio.

Sin embargo no especulemos, pasado el fin de semana podremos ver los reportes de lo que haya tocado atender a las diferentes instancias y corporaciones. El deseo sin duda es que se reporten “sin novedad”.

Y ya en estos temas, de llamar la atención también una reforma aprobada esta semana en el Congreso local, que pasó prácticamente desapercibida porque iba dentro del paquete económico.

En la Ley de Hacienda del Congreso se introdujo un nuevo concepto, la licencia para venta de alcohol a domicilio, que tendrá un costo de nueve mil pesos anuales para los establecimientos que ya tienen autorizada la venta de bebidas alcohólicas.

Está claro que esto se analizó desde la óptica de los ingresos estatales y de las nuevas tendencias en el comercio, hoy que predominan las compras a través de plataformas y los servicios a domicilio.

Sin embargo hacen falta previsiones desde la óptica de la protección a los menores de edad, el servicio a domicilio parece haberse autorizado a la ligera y sin tener en cuenta cómo se asegurará el que vende bebidas alcohólicas que quien le está comprando por vía telefónica o en línea es un mayor de edad, y también si el repartidor deberá asegurarse que quien lo reciba sea mayor de 18 años.

No es una sutileza, esto trasciende socialmente, pues si ya en la venta tradicional es un hecho de que muchos establecimientos son laxos y venden alcohol a menores que sin supervisión, o peor aún con el consentimiento de los padres, se surten de cartones y botellas, mucho más sencillo será con la venta en línea.

El Centro de Integración Juvenil en Torreón reveló esta semana que ahora han visto la necesidad de dirigir las campañas de prevención a las escuelas primarias, cuando antes era en las secundarias, pues han detectado que el consumo de alcohol comienza en muchos casos a los 10 años de edad, una situación realmente alarmante.

Por ello no se puede tratar tan a la ligera una autorización como la que acaba de aprobar el Congreso local.

Y si esto es importante desde la óptica de la salud pública y la protección a la infancia, también se debe llamar la atención teniendo en cuenta cuestiones de seguridad, y no caer en conductas laxas como las que se tuvieron en el pasado y que derivaron en problemas mayores.

También relacionado con el tema del alcohol, desde la región Centro hay versiones de que inexplicablemente se ha vuelto a autorizar la operación de establecimientos que venden litros de bebidas preparadas, y que se expenden directamente a los automovilistas.

En años anteriores la operación de estos negocios enlutó a familias, y se prohibió su operación, con una lógica elemental, no se pueden vender bebidas alcohólicas ya listas para su consumo a alguien que va conduciendo un vehículo.

¿Quién autorizó la reapertura en Monclova de estos lugares?, ¿por qué dicen allá que la PRONNIF no va a intervenir ni por error?

Estos son otros pendientes a los que habrá que poner atención en enero.

Por ahora, para nuestros mejores deseos de una feliz Navidad y un gran inicio del nuevo año. Tomaremos un receso para retomar nuestra participación a partir del mes de enero.

[email protected]

(Visited 5 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Chris Martin anuncia retiro de Coldplay; en 2025 publicarán su décimo y último álbum de estudio

Hoy entra el frente frío 16; Coahuila seguirá con las temperaturas más altas del país