in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

Para bien o para mal, los dirigentes de los partidos políticos están enfocados ya en los procesos electorales de 2023 en que se renovarán las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México, última estación antes de la elección presidencial de 2024.

Los dirigentes nacionales de PAN, PRI y PRD dejaron este jueves abierta la posibilidad de ir en alianza el año próximo y de su convicción de que únicamente juntos podrán competir con éxito en la presidencial.

Por su parte Mario Delgado de Morena declaró que “la semana próxima” iniciarán campañas en Coahuila, Estado de México y también para la presidencia.

Quizá por ese acelere de Delgado también algunos militantes de su partido ya apretaron el paso esta semana.

Por ejemplo el ex panista Luis Fernando Salazar ya anda contratando mercenarios en algunas regiones de Coahuila, con la oferta de una iguala mensual a cambio de que abran en redes campaña sucia en contra de PAN y PRI.

No es ninguna sorpresa, ya se sabe que así se las gasta Salazar, lo que sería bueno que tomen en cuenta aquéllos a los que intenta reclutar es que la suma que les ofrece el ahora morenista por un mes de trabajo, es menos de lo que se puede gastar en una sola sentada de los festines que se avienta. Allá ellos si le acompañan en esta nueva aventura.

Y ya que se habla de la competencia para 2023, también los analistas nacionales se han enfocado en el tema, y hay algunos planteamientos interesantes que bien harían en tomar en cuenta los de la alianza opositora: concentrarse en la clase media; ese es el voto que les puede dar el triunfo, pues el de las clases marginadas será muy difícil, y caro, por la estructura clientelar de la 4T.

Vivos entonces.

–o—

El fin de semana anterior se cumplió un año del accidente minero que cobró siete vidas en la improvisada explotación de carbón identificada como Mikarán, y en el marco de la conmemoración del aniversario los deudos de los trabajadores que murieron en la inundación revelaron que hasta ahora no se les ha cumplido con el pago de todas las prestaciones.

De acuerdo a lo que ha trascendido, el concesionario de la explotación de carbón mantiene el pago semanal a las viudas de los mineros, pero se niega a cubrir la indemnización de ley aduciendo que la inundación fue provocada por una negligencia en una mina aledaña, entonces tendría que ser el otro concesionario el que pague.

¿Dónde están las autoridades, cómo en un año no han podido deslindar responsabilidades y garantizar lo que a los deudos en derecho les corresponde?.

Y si eso es grave, no lo es menos la denuncia que se hizo también el fin de semana de que Mikarán está trabajando, con un turno en el que laboran 30 hombres, y en las mismas condiciones precarias que se habían advertido antes del accidente de 2021.

Los trabajadores saben del riesgo que corren, así lo declararon, pero acceden a trabajar ahí porque actualmente en la región no hay otras oportunidades.

Aquéllas promesas presidenciales de justicia para los mineros del carbón, y garantías de no repetición siguen quedando en el mero discurso. Hueco discurso.

–o—

Este jueves se cumplieron 45 años del fallecimiento del Capitán Lemuel Burciaga Rodríguez, quien no logró recuperarse de las heridas que sufrió dos semanas antes al enfrentarse con un grupo de delincuentes que se habían fugado de la penitenciaria del estado llevándose como rehenes al director y otro funcionario de la misma.

A 45 años del acto heroico de quien fuera Director de la Policía del Estado, y del aniversario de su muerte, no hubo por parte de las autoridades estatales ni siquiera una mención.

Para honrar la memoria del Capitán Lemuel en 2006 se instituyó con su nombre la Presea al Mérito Policial, para distinguir a los elementos de la policía del Estado destacados en su desempeño, pero ya hasta la presea desapareció.

Ahora que está en proceso la construcción de un cuartel en el puerto de Rocamontes, próximo a los límites de Saltillo y Zacatecas, y a unos metros de donde se dio aquél enfrentamiento en 1977, sería atinado darle el nombre del Capitán Lemuel a esa instalación que quedará al servicio del Ejercito y corporaciones de seguridad para el blindaje de nuestra entidad.

Al menos el cuartel no lo podrán desaparecer tan fácil como la Presea.

–o—

En próximas semanas desde Coahuila se pondrá en marcha la campaña nacional para prevención de la rickettsiosis, y vendrá a la entidad el director del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades Ruy López Ridaura.

Tener aquí el arranque nacional de la campaña lleva implícito un reconocimiento a la estrategia que las autoridades locales, encabezadas por el doctor Roberto Bernal, han desplegado para contener una enfermedad que este año ya ha cobrado siete vidas en la entidad.

Lo cuestionable es que la autoridad federal apenas esté pensando en una campaña nacional de prevención.

[email protected]

(Visited 4 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Recibe Lety Herrera Ale, constancia de mayoría en Gómez Palacio

¿Van o no van?