in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

Tempranero desayuno tuvieron este jueves el Auditor Superior del Estado Manuel Ramírez Briones y el gerente del SIMAS Torreón Lauro Villarreal Navarro, encuentro que reviste interés teniendo en cuenta que el Auditor se alista para presentar el informe de resultados de la fiscalización de las cuentas públicas de 2021.

Como lo hemos señalado, desde que Lauro Villarreal llegó a ese cargo le metió lupa a los manejos financieros en la administración anterior. Ha presentado denuncias penales por faltantes que rondan los 30 millones de pesos e incluso hay dos ex funcionarios vinculados a proceso.

Por parte de la Auditoría Superior, en la fiscalización de 2020, hubo observaciones por más de 137 millones de pesos en la administración que encabezó Juan José Gómez Hernández, colaborador cercano de Jorge Zermeño Infante.

Si consideramos que el presupuesto anual del SIMAS ronda en los 850 millones de pesos, las inconsistencias del 2020 –que tuvieron que ver con mala calidad de obras y fallas en la comprobación de gastos– representan más del 15% de lo ejercido.

Habrá que ver lo que resulta ahora en la fiscalización del 2021, año en que Juan José Gómez estaba aún en la gerencia, y de seguro la reunión de Lauro Villarreal con el Auditor Ramírez Briones tuvo que ver con eso, ya sea para compartir hallazgos, o al menos para que al gerente actual no le tome por sorpresa lo que pronto se informará al Congreso.

–o–

Comisión Federal de Electricidad va por un tercer intento para conseguir carbón de la cuenca de Río Escondido para sus plantas en Nava.

En septiembre tuvo dos rondas de siete procedimientos de adjudicación directa para comprar poco más de 720 mil toneladas a siete empresas que escogió y que no cumplieron con los requisitos, por lo que resultaron desiertas.

Ahora tienen abiertos dos procedimientos, sobre los que deberá emitir el fallo este viernes, y son para adquirir 600 mil toneladas a una sola empresa.

Se trata de Desarrollos Carboneros Mexicanos, empresa a la que CFE ya le ha comprado carbon, pero de la cuenca de Sabinas. En meses anteriores le adjudicó un contrato multianual por 48 mil toneladas, pero ahora van por un pedido doce veces más grande.

Y si al lector le suena el nombre de Desarrollos Carboneros, es porque salió a relucir hace unos meses ya que compartía con la Minera El Pinabete las improvisadas oficinas que le fueron cateadas en el Barrio Uno de Agujita, inmueble que por cierto se encuentra en un predio irregular.

Pero no solo compartían las oficinas fachada, también el delegado de la asamblea de socios de Desarrollos Carboneros, Juan Salvador García Luna Vargas, está emparentado con uno de los socios de El Pinabete, el hoy prófugo de la justicia Luis Rafael García-Luna Acuña.

Hoy Desarrollos Carboneros comparece a la licitación de CFE con un tercer domicilio, en la calle Jesús Acuña, de Sabinas; cuando en junio decían estar ubicados en la calle Acapulco de la colonia Independendia de Nueva Rosita; y en agosto operaban en el Barrio Uno de Agujita.

Lo más interesante será conocer dónde va a conseguir esta empresa las 600 mil toneladas de carbón con las especificaciones de la cuenca del Río Escondido, es decir el llamado carbón de diseño, y cómo le harán para que les resulte costeable venderlo a 855 pesos la tonelada, que hace dos meses se cotizaba en más de 990 pesos.

–o–

Se insiste en la versión comentada aquí hace algunas semanas, en el sentido de que Gerardo Berlanga Gotés dejó la Secretaría de Inversión Pública del gobierno del estado.

La especie, que no ha tenido confirmación oficial, se fortaleció cuando Berlanga fue el único secretario ausente en la reunión de gabinete que se celebró en días anteriores.

La reunión por cierto fue para la planeación del quinto informe de gobierno, que deberá presentarse el 30 de noviembre, aunque no se ha dicho si el gobernador Miguel Ángel Riquelme optó por una ceremonia tempranera considerando que ese día a la una de la tarde la selección mexicana de futbol estará enfrentando a la de Arabia Saudita en Qatar.

–o–

El parroco del Santuario de Fátima en Monterrey, Miguel Ángel Espinosa Garza, fue designado por el Papa como Obispo Coadjutor en la Diócesis de La Paz, Baja California, un movimiento que habla de que se sigue fortaleciendo la influencia del Arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, con cuyo grupo se identifica también el Obispo de Saltillo, Hilario González Garza.

El Obispo Espinosa Garza tiene también amistades con varios sacerdotes de la Diócesis de Saltillo con los que relacionó a su paso por diferentes cargos en la Universidad Pontificia.

[email protected]

(Visited 8 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Disfrutan “Danza para tus oídos” en Radio Universidad

A la cárcel