in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

Dicen los abogados que a confesión de parte relevo de la prueba, y eso fue precisamente lo que ocurrió en “la mañanera” de este martes, el Presidente López Obrador admitió que un eventual apoyo a Altos Hornos de México está condicionado a que Alonso Ancira venda su participación accionaria.

Esto lleva implicito el reconocimiento de que el hostigamiento gubernamental hacia la siderúrgica tiene su origen en un deseo de revancha contra Ancira, y el propio López Obrador explica las razones de ese rencor, “su cercanía al gobierno y a los políticos”.

No le importa al Presidente admitir que por decisiones viscerales tiene en vilo desde hace años la economía de las regiones Centro, Carbonífera y Norte, y la fuente laboral y de sustento de miles de personas.

Tampoco le importa mentir. Vuelve a salir con el cuento de que Altos Hornos le pagaba viáticos a uno de los Moreira, cuando ya quedó demostrado que una subsidiaria de AHMSA le rentaba aviones al gobierno del estado, como se los renta o rentaba a otros clientes pues ese es o era precisamente su giro mercantil.

Nada irregular hubo en eso, que quedó debidamente registrado en las bitácoras de vuelo, en las declaraciones fiscales de la empresa, y en las cuentas públicas del gobierno, pero López Obrador pretende que una mentira repetida mil veces se convierta en verdad.

Dice el Presidente que si Alonso Ancira vende sus acciones a “empresarios mexicanos” entonces el gobierno ayudará “para que se mantenga y fortalezca le empresa”.

No está de más recordarlo, a la par del acuerdo reparatorio que AHMSA tuvo que suscribir con PEMEX, se forzó a Alonso Ancira a firmar un compromiso para vender sus acciones a lo que se denominó “Alianza Minera Mexicana”, un grupo encabezado por Julio Villarreal, uno de los empresarios que financió las campañas de López Obrador.

Villarreal y la mentada Alianza incumplieron con los plazos y no hubo venta de AHMSA.

Hoy otra vez el Presidente está aferrado a la idea de que su amigo y benefactor Julio Villarreal se quede con la siderúrgica, y hasta se muestra dispuesto a ayudarle a que la mantenga.

Vaya, de alguna manera le tiene que pagar lo que invirtió en sus candidaturas.

Esa postura de López Obrador no solo es perversa, raya en lo criminal, pues en su venganza contra Ancira llevó al cierre de Micare y dejó a miles sin empleo; y hoy tiene en la incertidumbre no solo a los empleados sino también a los proveedores de la siderúrgica.

“Estamos dispuestos a ayudar y lo hemos hecho”, dijo el Presidente. Otra mentira, por ejemplo PEMEX no aceptó mantener ni siquiera un suministro mínimo de gas a la siderúrgica para evitar que los equipos se dañen y queden inservibles.

Seguramente Altos Hornos, por gestiones de sus dueños, avanzará a algún tipo de reestructuración, el colmo sería que después este gobierno visceral trate de adjudicarse el mérito, cuando se han empeñado en acabarla.

–o—

En otros temas, en el Cabildo de Torreón se ha puesto sobre la mesa la necesidad de crear una comisión para verificar la situación en que se encuentran terrenos que han sido donados por el Municipio, pues se han quedado practicamente sin reservas territoriales.

Las donaciones se tendrán que revertir si han transcurrido 18 meses desde que se entregaron los terrenos y no se ha iniciado la construcción de la obra para la cual se definió la cesión, o si se dio un uso diferente.

Hablan los regidores de que hay más reservas territoriales en poder de la Diócesis de Torreón y la Secretaría de Educación que del propio Ayuntamiento. No estaría de más que le den una buena revisada a los expedientes y chequen si no hay por ahí donaciones al IMSS que estén sin aprovechar.

Y es que en casi todas las regiones de Coahuila se han cedido terrenos al IMSS para clínicas y unidades médicas, y las inversiones no llegan. Cada año dicen que ahora sí, pero no se concretan.

[email protected]

(Visited 11 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

La alcaldesa Leticia Herrera Ale y el coordinador de gabinete Ernesto Herrera Reza refuerzan a corporaciones policiacas

4 de cada 10 muertes en México son a causa de enfermedades del corazón y diabetes