in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

Se asegura en los círculos políticos que esta semana estarán concentrados en Saltillo los 33 candidatos ganadores del PRI. Los 25 que triunfaron en las alcaldías, los cinco que van a diputaciones de mayoría, y los tres de representación proporcional.

En la agenda, dicen, estaría prevista una reunión con el gobernador Miguel Riquelme, y que para los alcaldes electos el mensaje será que agilicen el diseño de sus programas de gobierno, para sincronizar la planeación y arrancar el 2022 con acciones y resultados; para los diputados federales recordarles el compromiso de ser contrapeso responsable.

Y aunque aparentemente ese es el propósito del encuentro, hay expectación en algunos actores afines al priismo pues no descartan que haya, en lo interno, posicionamientos y señales de lo que viene para el futuro.

Quienes conocen bien y de adentro los manejos en las cúpulas del poder estatal, recuerdan que tras la elección del 7 de junio de 2015 en la que el PRI ganó en Coahuila los siete distritos, siendo candidatos Francisco Saracho; Ana María Boone; Guadalupe Oyervides; Armando Luna Canales; Flor Rentería; el verde Refugio Sandoval, que iba en alianza; y Jericó Abramo, hubo una reunión similar encabezada por el entonces gobernador Rubén Moreira.

La reunión abierta fue seguida por otra a la que se convocó nada más al grupo compacto, en la casa de Rubén Moreira, y ahí les comunicó la decisión de que Miguel Riquelme fuera en 2017 candidato a gobernador, y que Verónica Martínez asumiría la dirigencia estatal del PRI; y les emplazó: si alguien no estaba de acuerdo era momento de decirlo y si no ” a jalar”.

El 26 de junio la hoy senadora Verónica Martínez rindió protesta como dirigente del PRI. Riquelme fue candidato y hoy es gobernador.

Hay quienes opinan que tras los buenos resultados de la elección del 6 de junio, es el momento de que, ante los directamente interesados, el gobernador Riquelme abra las cartas de la sucesión, para que quienes se sienten con posibilidades no inicien una competencia interna que genere desgastes y diluya activos.

Que se tomen definiciones, se pacte lo que deba de pactarse, y si alguien no coincide tome de una vez su camino, dicen unos.

Otros consideran por contrario que hoy Riquelme tiene varias cartas con las que puede jugar; sus activos y las circunstancias le dan la posibilidad de diseñar y operar la

sucesión sin concesiones, y en ese escenario no tendría porque apresurarse ni apostar desde ahora todo a un perfil específico.

Por eso es que hay expectación respecto a las reuniones de esta semana. Algunos esperan ver las señales.

Pero, con todo y la cercanía que en algún momento tuvieron, los estilos de Rubén y de Riquelme son muy diferentes. El manejo del gobernador es mesurado, en ocasiones hasta críptico y no siempre, y no todos, leen sus jugadas, pero definitivamente es un operador político extremadamente hábil y eficaz, los resultados están a la vista. Habrá que estar atentos.

Y ya en estos temas, y a propósito de los legisladores federales, en funciones y electos, no está de más una rápida revisión a las posturas que tuvieron en sus redes sociales ante el áspero desencuentro del gobernador y Manuel Bartlett.

Predominaron los que se fueron por la orillita; la senadora Verónica Martínez aludió al tema y dijo que en Coahuila se trabaja con responsabilidad y unidad; Martha Garay expresó su respaldo “total y absoluto” a Riquelme; Sergio Sisbeles dijo apoyar al gobernador, y Ramón Verduzco, el único con tamaños y agudeza para darle una repasada a Bartlett, no maneja redes sociales.

De los electos, Cristina Amezcua; Shamir Fernández; Jericó Abramo y Rubén Moreira, se limitaron a replicar las publicaciones de Riquelme en twitter. Jaime Bueno y Antonio Gutiérrez Jardón manifestaron su respaldo. Tereso Medina parece que ni cuenta se dio.

Rigo Fuentes quiso lucirse, pero al parecer el único like que consiguió fue de Cuauhtémoc Cárdenas, con su acusación a Bartlett de haber asesinado a la democracia en 1988… Cuando el PRI ganó o se quedó con la Presidencia de México.

Pero hubo un tweet que destacó por su contundencia, el de la también diputada electa Carolina Viggiano, quien señaló como inmoral y vergonzoso que Bartlett no asuma sus responsabilidades.

Que contrastes.

Esperemos que ya en funciones los diputados demuestren más firmeza y compromiso con Coahuila. Si no, ¿para que los queremos ahí?.

[email protected]

Comentarios

Escrito por Redacción

Fundamental la creación de nuevas estructuras para la transformación a universidades hibridas

Carlos Slim pierde más de 3 mmdp en la BMV tras dictamen de Línea 12