in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

Ha trascendido que quien anduvo tocando puertas en la Ciudad de México y encontró puras malas caras fue Luis Fernando Salazar.

Cabe aclarar, para evitar confusiones, que estamos hablando del junior, no de su padre Asunción Salazar Woolfolk, al que bien pudieran haber mandado al periplo, pues ya vimos es a quien habilitan para las causas perdidas.

Salazar Fernández anda desesperado por acomodarse ya sea en la “superdelegación” del Bienestar, o en la dirigencia estatal de Morena.

Cuentan sin embargo que no le fue muy bien con Mario Delgado, quien le pidió que se modere y tenga muy en claro que en este nuevo régimen los estilos son diferentes y el único que da el visto bueno es López Obrador.

El dirigente de Morena le habría dicho a Luis Fernando que “ni hablando con Scherer” conseguiría su propósito si la voluntad del Presidente es otra. Lo cual daría a entender que Salazar trató de arreglarse con el cancerbero de Palacio y el desliz lo mandó al frío.

Lo más interesante es que al mismo tiempo le dieron permiso de moverse a Diego del Bosque, quien parece que apantalló a los mandos de su partido con sus casi 62 mil votos en el cuarto distrito.

Y sí, son para causar asombro esos 62 mil votos teniendo en cuenta que Del Bosque resultó una nulidad como diputado, pero ese número de sufragios no hablan de su aceptación ni de su trabajo, sino del tamaño y la fortaleza de la estructura de Morena en ese distrito donde el PRI obtuvo 90 mil votos y el PAN, que llegó a ser el mandón en ese territorio, apenas 20 mil.

–o–

Aunque toda esta semana los han traído en capacitación a distancia, será hasta mediados de agosto cuando se congreguen en la Ciudad de México los priistas electos como diputados federales.

Están convocados para la reunión plenaria en que definirán su agenda como grupo parlamentario, para el 14 y 15 de agosto.

Queda la duda si Coahuila estará representado con siete u ocho diputados, dependerá de la suerte que corra Tereso Medina Ramírez y si se queda o no con la posición plurinominal.

–o–

En su afán de conservar al menos el control de la agenda, Alejandro Moreno contesta a quienes le emplazan a convocar a una Asamblea Nacional del PRI, que de acuerdo a los estatutos tiene hasta febrero de 2022 como límite para realizarla, y se hará entonces hasta el próximo año.

Y acota, como para que no empiecen a adelantar vísperas, que permanecerá en la dirigencia hasta 2023, “porque fue un mandato de la militancia” y no sabe quien inició la tradición de que los presidentes del PRI renunciaran al cargo cuando tenían resultados adversos. ¿Cómo sabe si hoy la militancia no manda otra cosa? tendría que escucharla.

Respecto a quienes cuestionan que vaya a asumir una diputación plurinominal sin dejar el Comité Nacional, señala que “En todos los partidos modernos del mundo los líderes de los partidos políticos están en las cámaras”. En los modernos, dijo…

–o–

Que la Secretaría del Trabajo federal haya ordenado la clausura de la mina “La Pasión” en Ocampo para investigar el accidente que ahí ocurrió la semana anterior, en el que murieron dos personas, viene a confirmar la omisión que cometió la misma dependencia en la mina de “Rancherías” que se inundó en junio, cobrando la vida de siete mineros.

Se recordará que apenas concluyó la recuperación de los cuerpos y surgieron las denuncias de que ya había nuevamente personal accediendo al predio para habilitar otras de las cuevas para la extracción de carbón.

Después vino una advertencia del Centro Pro de Derechos Humanos respecto a un viejo minado por el que está entrando agua que puede inundar nuevamente estas cuevas. Y sin embargo ninguna autoridad ha intervenido.

¿A qué se deberá este actuar diferenciado de las autoridades federales del trabajo?, ¿qué o a quién protegen?

[email protected]

(Visited 1 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

En la Facultad de Ciencias Químicas de la UAdeC obtienen nanomateriales a partir de residuos

Repuntan traslados de pacientes Covid-19 a hospitales en Saltillo y Ramos Arizpe