in , ,

Índice

Por Eduardo J. De La Peña

Es tan burda la manipulación que se da desde el púlpito presidencial al tema de Altos Hornos de México, y tal la confusión e incertidumbre que se ha generado, que se vuelve necesario diseccionar el asunto para aclararlo y calmar los ánimos.

Por algún encargo el tema llegó a la mañanera del jueves en la tónica de que la siderúrgica, y el Presidente de su Consejo de Administración Alonso Ancira, al constituir en Estados Unidos un fideicomiso para garantizar el acuerdo reparatorio al que se llegó con Pemex había caído en incumplimiento.

De ahí se soltó el Presidente con una letanía de consejos a Ancira para que se cuide de cumplir, y ordenó a la que se supone es autónoma Fiscalía General de la República publicar el famoso acuerdo reparatorio, un documento que pese a ser confidencial, y así estar membretado, la dependencia difundió la noche del jueves.

Y en ese documento que ahora es público se puede constatar que Ancira no ha incumplido, pues como se estableció en la clausula tercera, antes de noventa días celebró un contrato de Fideicomiso de Garantía. ¿Lo hizo en y con una institución extranjera?, eso no se aparta del acuerdo, que no especifica nada al respecto.

Ya se sabía desde abril, pero ahora que el acuerdo se hizo público, a muchos les entraron los nervios cuando leyeron que las garantías son el 99% de las acciones de Grupo Acerero del Norte y algunos activos de Altos Hornos, y se empezó a hablar de que Pemex tomaría control de la empresa.

Hay que puntualizarlo, son garantías, y se ejercen si no se paga lo acordado, algo que no ha ocurrido. Es hasta el último día de noviembre de este año que se debe de hacer el primero de tres pagos, por 50 millones de dólares, y luego hay otros dos pagos en noviembre de 2022 y de 2023, entonces acciones y activos no han cambiado de manos.

Hubo tanto ruido respecto a esa versión errónea de que Pemex se quedaría con Altos Hornos, que no se puso atención en un asunto de fondo que ahí se consigna: Alonso Ancira estuvo vinculado a proceso penal, en la causa 211/2019, acusado de “operaciones con recursos de procedencia ilícita”.

Esa es la causa penal en que lo acusaron de haber dado sobornos a Emilio Lozoya, sustentándose en pagos que Altos Hornos hizo a quien después sería director de Pemex, en un momento en que ni siquiera era funcionario público.

Pero el acuerdo reparatorio se hace sobre una carpeta de investigación relacionada con el supuesto sobreprecio pagado por Pemex en la compra de la planta de Agronitrogenados.

El documento deja en evidencia la extorsión del gobierno, procesaron a Ancira con una acusación sin sustento, y lo liberaron con el compromiso de reparar un supuesto daño, pues al Presidente se le puso que Agronitrogenados no valía lo que valuadores oficiales establecieron como monto de la operación de compra-venta.

Y en su conferencia López Obrador metió otro ingrediente, con segundas intenciones –quizá ir quebrantando al Presidente de la Junta de Coordinación Política del Legislativo– revivió su versión de que Altos Hornos “pago viáticos” a Rubén Moreira y a otros políticos, y ordenó hacer públicos documentos que deberían estar en resguardo de acuerdo con la ley.

Publican una lista de vuelos que hicieron Moreira, funcionarios de su gobierno, y actores políticos de diferentes entidades en aviones de ANTAIR, una subsidiaria de Altos Hornos que se dedica precisamente a dar servicios de transportación aérea y mantenimiento de aeronaves.

El gobierno de Coahuila en el sexenio anterior contrataba a esa empresa para la transportación de sus funcionarios a actividades oficiales, ¿dónde está lo irregular?, se insinúa como un soborno cuando se trata de un servicio de una empresa privada a instituciones gubernamentales, algo que ocurre todos los días.

Lo irregular es que difundan los datos, que fueron extraídos de bitácoras de vuelo que ANTAIR entrega por obligación a las autoridades aeronáuticas, pero que por ley no son públicos.

La empresa ha reconocido que proporcionó traslados a otros políticos como Manlio Fabio Beltrones, quien pidió el apoyo en una emergencia médica familiar. Como en ocasiones el Ejército les pidió trasladar a mandos militares en comisiones oficiales, o en su momento la Policía Federal les pidió combustible, sin costo para sus aeronaves.

¿También considerará el Presidente irregular que AHMSA aporte para la construcción de cuarteles militares y venda al costo acero para obras públicas?.

Hay en todo este asunto mucho ruido y pocas nueces, pero siendo un tema que impacta en la economía de Coahuila, antes que omitirlo es necesario precisarlo para que la manipulación no genere un clima de incertidumbre que entorpezca el ritmo de recuperación que ha tomado la siderúrgica, y que la reposiciona para nuevas negociaciones con posibles inversionistas.

Que ya no meta ruido el Presidente, ya ha hecho demasiado daño a la economía de las regiones Centro, Carbonífera y Norte.

[email protected]

(Visited 3 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Ofrecen descuentos a través de plataforma Durango Digital

General Motors prevé cierre de año complicado por paros técnicos en Coahuila