Instalan botón de pánico en la UAdeC


Para prevenir el acoso en las inmediaciones de la Unidad Camporredondo de la UAdeC, las autoridades universitarias instalaron un botón de pánico que ya puede ser utilizado por estudiantes y cualquier persona que esté en riesgo.

El botón se encuentra en la esquina de la calle Magisterio y bulevar Francisco Coss, justo bajando las escaleras del puente peatonal que cruza el bulevar Fundadores. Es una estructura de color rojo colocada en las rejas de la institución educativa.

Este sistema se suma a los botones de pánico y cámaras de seguridad que colocó el Gobierno del Estado, en coordinación con Municipio, la Policía y la Universidad Autónoma de Coahuila, para garantizar la seguridad en la zona.

“La variante de nuestro ejercicio es que ésta es una chicharra sonora, que al final va a alertar a los guardias. Cuando escuchen el sonido, quiere decir que hay una situación de riesgo”, explicó el subdirector administrativo de la Oficialía Mayor de la institución, Marcelo Lara.

Es decir, el botón de pánico de Camporredondo es un sistema de emergencia para reacción inmediata: al ser presionado, el sistema emite un ruido de alerta en el lugar y manda una señal a las casetas de vigilancia.

Los guardias de la Universidad, a pocos metros de la esquina en donde también hay una parada de autobús, salen en bicicleta eléctrica para atender la situación y proteger a la persona.

“La ventaja es que tiene una cámara; es decir, si alguien lo empezara a usar para jugar y fuera estudiante, lo voy a detectar. La otra gran ventaja: voy a poder detectar al acosador”, explicó Marcelo Lara.

La información recabada por los guardias y las cámaras podrá ser utilizada por la Policía para identificar y sancionar al agresor.

INSTALARÁN MÁS BOTONES

Este botón de pánico es el primero en su tipo que instala la Universidad y próximamente colocará otros en la Unidad Poniente, en la colonia Roma de Saltillo, y los campus de Torreón y Monclova.

Comentarios

Anterior Irán denuncia a Trump por asesinato de general
Siguiente Will Smith y Martin Lawrence se avientan un palomazo