in , ,

La ministra y la impunidad

En el Tintero

Por Jessica Rosales

La resolución de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) sobre la ministra Yasmín Esquivel, actual integrante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), al confirmar el plagio de una tesis de 1986 para titularse como licenciada en Derecho al siguiente año, muestra el nivel de corrupción y de impunidad que había en ese entonces y que persiste en el país.

La “abogada” fue nominada como ministra por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en 2019, en medio de una controversia, ya que es esposa de un contratista cercano al Gobierno federal. Se postuló para ser la presidenta de la Suprema Corte, pero ante la polémica no fue favorecida, aunque es integrante de esta institución y parte de quienes toman la decisiones.

Cuando eran solo especulaciones, el Presidente insistió en que se trataba de politiquería por ser un perfil que él impulsó hacia el Máximo Tribunal Constitucional del país, y fue ayer cuando la UNAM determinó luego de las investigaciones que sí existe plagio. Hoy pide a la UNAM tomar acciones y critica que dejen en su cancha, el ámbito federal, la facultad de resolver sobre el tema.

Otro de los temas que llaman la atención es la complicidad del resto de los integrantes de la Suprema Corte quienes no se han pronunciado al respecto, a pesar de la importancia del caso y la debilidad en la que deja esto a la SCJN, generando desconfianza en sus acciones, pues este jueves hubo sesión y el tema ni siquiera se mencionó como si nada hubiera pasado.

A pesar de a las pruebas y a la resolución, la propia UNAM se ha lavado las manos, como bien lo dijo Andrés Manuel López Obrador en “La Mañanera” como Poncio Pilatos, pasando la pelota a la Secretaría de Educación Pública que, a su vez, tendrá que regresar el tema a la Universidad para que tome una decisión.

Y es que por el momento es imposible que se exija legalmente la salida de Yasmín Esquivel de la Corte, pues no existen los procesos que permitan iniciar acciones para que se separe del cargo si es que no se trata de una decisión personal que, por lo visto, no va a ocurrir.

De acuerdo al periodista Raymudo Riva Palacio existe un precedente en la propia UNAM de una médica a quien le fueron cancelados el título y toda la carrera por presentar un certificado de preparatoria falso, por lo que tuvo que volver al inicio, desde presentar el examen de admisión y cursar nuevamente toda la carrera.

De esta manera, podría invalidarse el titulo y por lo tanto sería inexistente la facultad como abogada, por lo tanto, no podría ser parte de la SCJN.

Sin embargo, hasta el momento, nadie ha hecho lo correspondiente, temerosos del apoyo que tiene la ministra del Presidente de la República o del juicio al que se verá sometida la propia institución educativa que a casi 36 años detectó dicha irregularidad.

¿Cómo es posible que se haya dejado pasar un tema de esa magnitud? Además de todo lo que hay alrededor de la más de 500 tesis que la actual ministra dirigió con nula calidad moral.

Tanto la UNAM, la SEP y la propia SCJN, deben dejarse de tibiezas y actuar al respecto, pues no es menor el tema considerando que se trata del Máximo Tribunal Constitucional, en donde se toman decisiones de gran relevancia que tienen que ver con combatir la corrupción e impunidad, como para que éstas vengan desde el interior de esta institución.

(Visited 9 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Índice

La fiesta del Cata