Teacher explaining lesson in video call while girl taking notes. Rear view of university student understanding concepts online while making notes. Young woman studying on computer and writing on notebook sitting in college library.
in ,

La pandemia y el mundo globalizado replantean el rumbo de la educación superior

Por: Salvador Hernández Vélez

La Universidad Autónoma de Coahuila, en esta época de cambios acelerados, está en una etapa de transformación, después de haber reformado el Estatuto Universitario, en 2019, luego de que por más de cuarenta años no se cambió ninguno de los artículos de esa norma universitaria. Hoy se está impulsando una amplia e integral reforma académica, para adaptar el quehacer educativo a los retos actuales, tanto los que nos plantean los cambios acelerados, como los propiamente académicos, además de la forma de relacionar a la universidad con el entorno, para generar perfiles profesionales mucho más acordes a las necesidades de la realidad social y económica en los ámbitos regional, nacional y global.

Esta reforma académica considera, entre otros aspectos, la incorporación de tendencias como: el conocimiento colaborativo, la automatización del trabajo, la industria y la educación 4.0, el cuidado del medio ambiente, el enfoque de derechos humanos y la igualdad de género, por mencionar algunos. Todo ello, orientado a configurar perfiles profesionales pertinentes a las demandas del mercado laboral, así como al perfil de las ciudadanas y ciudadanos que nuestras regiones en el estado y el país necesitan.

Se trata de un esfuerzo en el que están participando: funcionarios, directivos, docentes, investigadores, y personal administrativo, a fin de lograr una transformación transversal, fortalecida por las aportaciones de las y los universitarios. Se busca que el capital humano formado por las facultades, escuelas e institutos de la máxima casa de estudios, egrese con los conocimientos, habilidades, destrezas y certificaciones que el entorno demanda; ciudadanas y ciudadanos con valores y ética; con habilidades digitales y tecnológicas; capacidad para innovar y desarrollar su creatividad; con una visión global, pero con un fuerte compromiso regional; y, con capacidad para actualizarse de manera constante.

Este proceso de reforma académica de la Universidad Autónoma de Coahuila se debe ir consolidando en el marco no solo interno de la universidad, sino que se busca además construir una gran colaboración con las cámaras empresariales y las fuerzas productivas de las diferentes regiones de Coahuila; esto reafirmará el hecho de que la Universidad Autónoma de Coahuila es una institución dinámica, que asume con responsabilidad los retos que el contexto plantea para su labor, en la formación de recursos humanos y generación de conocimiento, para contribuir en el marco de sus funciones al desarrollo del estado. En síntesis, una universidad para el desarrollo.

Por ello, hay que estar atentos a las nuevas tendencias, a los requerimientos que plantea la sociedad y sus sectores, para que la labor de la universidad y, ante todo, su producto, correspondan plenamente a la realidad económica, científica, tecnológica y productiva tanto en los planos regional, nacional como global.

Esto permitirá consolidar el quehacer universitario para responder y corresponder con certeza, con eficacia, a los distintos proyectos que deben emprenderse, ya sean institucionales o los que, en alianza con sectores de la sociedad y los gobiernos, deban emprenderse en conjunto, como los demás que habrán de surgir a partir de las colaboraciones y las alianzas con las fuerzas productivas y sociales.

Hay que incrementar y establecer alianzas en cada región del estado, por cada facultad, escuela y centro de investigación, a partir de cada programa educativo, que a la vez permita desarrollar programas académicos de interés común, en los aspectos de formación de recursos humanos, proyectos de capacitación y emprendimiento para los alumnos y profesores de la universidad.

Acuerdos con los diferentes sectores de la sociedad, donde se concrete la participación conjunta en la elaboración de estudios técnicos e investigaciones básicas y aplicadas en diversas regiones; aunado a acciones de capacitación, desarrollo, educación continua y certificación de recursos humanos, aprovechando la infraestructura y el talento que existe en nuestra universidad.

Hoy la nueva etapa debe ser de una fructífera colaboración, subrayando el hecho de que la casa de estudios de los coahuilenses se debe adaptar, transformar y actualizar en función a los retos del desarrollo presente y del futuro en un mundo interconectado.

@SalvadorHV

[email protected]

Comentarios

Escrito por Redacción

Confirman vacunación contra Covid-19 de adolescentes en Coahuila

Compromiso cumplido, la Unidad de Género del Congreso del Estado, nombran a su titular