in , , ,

La triste historia de amor de ‘Linger’, el éxito de The Cranberries

Cuando se trata del romance, la desilusión y el rechazo duelen como nunca… pero qué increíbles canciones nacen de esas experiencias. Ahí radica la magia de esta clase de melodías, porque nos muestran el lado más vulnerable de nuestro ídolos. Porque de una u otra forma, aunque los veamos como seres extraordinarios, ellos también han pasado o saben lo que es sufrir por un desamor y nos alivian -aunque sea un poco- con su obra.

Seguro que así le ha pasado a varios, por ejemplo, con la legendaria Dolores O’ Riordan de The Cranberries y la estupenda “Linger”. Esta, de hecho, es una de esas rolas para las que no necesitas estar precisamente dolido si quieres sentir toda su emotividad. Pero si lo estás, entonces funciona en un nivel mucho mayor. Ese impacto tan melancólico, demoledor y conmovedor por supuesto, tiene su truco. Tiene su historia.

Por acá, en caso de que no sepan el dato, les contaremos un poco sobre cómo nació este clásico de la mítica banda irlandesa. Pero sobre todo, le echaremos un vistazo a la anécdota detrás de la desilusión amorosa que inspiró el track. Agarren los pañuelos y no se aguanten el nudo en la garganta si andan sensibles.

Dolores O’ Riordan y la canción que la unió a The Cranberries
Todo gran legado esconde una historia curiosa y el caso de The Cranberries no es ajeno a esa idea. Para llegar a ser el hito que irlandés en el que se convirtieron, la banda debió reconfigurarse en dos aspectos importante: el primero, su nombre y el segundo, su vocalista. Como muchos recordarán -y para quienes no lo sabían en este punto-, el grupo en un principio se llamaba The Cranberry Saw Us y en sus filas estaba el cantante Niall Quinn.

Según cuentan la malas lenguas, el grupo no era realmente muy bueno, pero había algo que los distinguía dentro de la escena local de su ciudad. La propia Dolores O’ Riordan, en declaraciones recogidas por The Guardian, dijo alguna vez que “Las bandas de Limerick solo hacían covers, entonces cuando conocí a este grupo quedé impresionada. Ellos querían hacer sus propias canciones. En realidad, no sabían tocar y eso era parte de su encanto“.

Y se dio… Aquella agrupación compuesta por Noel Hogan (guitarrista), su hermano Mike (bajista) y Fergal Lawler (baterista) no solo sabía que querían escribir su propio material; también estaban conscientes de que necesitaban a una persona capaz de impulsarlos de otra forma desde la voz. Quinn no era el indicado y el nombre del proyecto -honestamente- dejaba mucho que desear.

Para 1989, la banda se renombró como The Cranberries y comenzaron a audicionar a otras personas para vocalista. Buscaban ahora a una voz femenina, misma que recayó en la ya mencionada O’ Riordan. El grupo tocó para ella algunas canciones, se realizó la audición y todo pareció fenomenal. “Todos sabíamos que no podíamos cantar o escribir. Entonces, cuando llegó Dolores, supimos que debíamos confiar totalmente en ella“, dijo el guitarrista Noel Hogan a Rolling Stone en 2014.

Así, llegaría el momento de la verdad. Tras aquella audición, la banda le dio a Dolores una cinta con un track que Noel había compuesto desde hace años. Esa canción, sin letra aún, era lo que hoy conocemos como “Linger”. A la semana siguiente de su prueba, la cantante regresó con una letra ya preparada, armonías de voz listas y básicamente, toda la tarea hecha. El primer tema que la banda compuso con la nueva alineación estaba hecho y listo para llevarlo a un estudio.

La desilusión amorosa que inspiró “Linger”
Como mencionamos al principio de esta nota, la decepción amorosa duele, pero de ella nacen canciones increíbles. Eso mismo sucedió con la letra de “Linger” de The Cranberries, para la que Dolores O’ Riordan recogió una anécdota de la adolescencia que a ella la marcó bastante.

La canción se basó en un fugaz amorío que Dolores tuvo a los 17 años con un joven soldado a quien conoció en una discoteca. El chico estaba por partir a Líbano y en esa noche de diversión, le propino a la vocalista su primer beso -por decirlo de alguna manera- serio. Pero esa aventura amorosa casi inmediatamente le rompería el corazón. Así lo contó ella misma a The Guardian en 2017:

“Se inspiró en una noche que tuve en un club llamado Madonna’s. Este chico me pidió que bailara y pensé que era encantador. Hasta entonces, siempre había pensado que ponerme la lengua en la boca era repugnante, pero cuando me dio mi primer beso como es debido, de hecho, ‘tuve que dejar que continuara’. No podía esperar a verlo otra vez. Pero en el siguiente encuentro en la discoteca, pasó directamente a mi lado y le pidió a mi amiga que bailara con él. Yo estaba devastada. Todos vieron que me dejaban, públicamente, en la discoteca. Todo es tan dramático cuando tienes 17 años, así que lo incluí en la canción”.

Con el paso de los años, evidentemente, Dolores supo que esa experiencia no estaba ni cerca de tratarse de su primer gran amor y mucho menos, de su primer corazón roto. Sin embargo, mencionó en esa charla con The Guardian que ese beso significó mucho para ella en su momento pues se encontraba en plena exploración juvenil, dado que ella venía de una familia un tanto más tradicional y ‘de buenas costumbres’.

“Cuando era adolescente, no me sentía atractiva. Mi madre no me dejaba maquillarme… Yo era la chica incómoda y sobreprotegida con un vestido rosa de flores y lazos en el pelo, que tocaba el órgano en la iglesia”, dijo la vocalista. Incluso, en ese sentido, su nuevo proyecto musical la ayudó a descubrir un nuevo mundo. “En la primera sesión de fotos de The Cranberries, como se llamaba ahora la banda, Noel me trajo un atuendo y me dio un par de [botas] Doc Martens… De repente, me veía como una chica indie”, remató O’ Riordan.

El peculiar debut de The Cramberries y su legado a futuro
Ya con Dolores O’ Riordan en sus filas, The Cranberries se dedicó a componer más música y a tocar puertas en diferentes disqueras. Finalmente, para 1991, la banda había logrado firmar con el sello Island Records para lanzar ese mismo año el EP Uncertain. Sin embargo, “Linger” no se encontraría en ese material.

El grupo aguantó y el momento grande vendría hasta el 1 de marzo de 1993 cuando lanzaron su álbum debut de larga duración Everybody Else is Doing, So Why Can’t We?. Ese disco, entre otras particularidades, lo produjo Stephen Street, quien en ese tiempo era reconocido por haber trabajado durante la década de los 80 con The Smiths y con Blur (desde Leisure hasta el disco homónimo de 1997).

La nueva primera placa de estudio de The Cranberries se grabó en el estudio Windmill 2, el cual ocuparon luego de que Def Leppard terminara de grabar ahí. Una vez que su disco salió al mercado, la banda irlandesa batalló con la recepción ya que, según recuerda Stephen Street, el primer sencillo (“Dreams”) había sido casi ignorado por la crítica y el público. Y más en pleno apogeo del grunge y el britpop. La cosa cambió un poco cuando días antes del lanzamiento del álbum, se lanzó “Linger”.

“Fue muy frustrante. Así que salió ‘Linger’ y porque ‘Dreams’ había sido ignorada, nadie quería prestarle mucha atención. Así que están las dos primeras canciones del álbum, que se han convertido en éxitos clásicos enormes. Pero en ese momento nadie quería realmente tomar algún aviso”, dijo el productor Street en entrevista con la revista Sound On Sound en 2019.

Tal como cuenta Street, la canción poco a poco se convirtió en una de las grandes composiciones no solo de The Cranberries, sino de los 90 en general. Y su legado no solo prevalece en esas tiernas, melancólicas y cautivadoras melodías. En la entrevista con The Guardian de 2017, Dolores reveló que aquel joven soldado que le rompió el corazón, la buscó para disculparse.

“Unos años más tarde, después de casarme, el chico del que se trata ‘Linger’ me escribió una larga carta, diciendo: ‘Sé que la canción es sobre mí. Nunca quise herir tus sentimientos. ¿Podemos encontrarnos?’ Yo pensé: ‘Es demasiado tarde. ¡Me dejaste!’, relate la vocalista. Ahora, y es más que válido decirlo, esta canción es tan eterna como la legendaria Dolores O’ Riordan, a quien el mundo de la música extraña tras su fallecimiento en 2018.

Comentarios

Escrito por Redacción

‘Influencer’ tiene terrible muerte al intentar tomarse una ‘selfie’ en una cascada

Firma convenio ambiental UAdeC con municipio de Saltillo