Las pruebas en contra del multihomicida de Saltillo


Rogelio N, presunto responsable de haber asesinado a cuatro de sus familiares en una casa de la Colonia Latinoamericana, fue capturado a 12 días del multihomicidio y ayer fue internado en el Centro de Readaptación Social de Saltillo.

A paso acelerado, con la cabeza agachada y una sonrisa nerviosa, el sospechoso de matar a sus abuelos José Antonio, de 71 años; y Hermelinda, de 70; a su bisabuela María Aurelia, de 91, y a su tía abuela Virginia, de 60, habló ante los medios de comunicación.

“No estoy arrepentido de nada de lo que hice… porque yo sé que me robaron de niño, no eran mi familia y eran pederastas”, acusó el detenido. Físicamente sí (abusaron de mí), exactamente de abuso a abuso no, pero sí vi varias cosas que obviamente los implicaban (a los fallecidos) como pedófilos… fue venganza, no fue nunca por herencia; no fue porque estuviera loco, por maltratos, nada de eso”, expresó confusamente Rogelio antes de ser llevado a las celdas.

Además aseguró haber vendido “cosas” para comprar armas, que usaría para “erradicar gente”.

“Por medio de las cosas que vendí iba a tratar de comprar armas para erradicar a todo el tipo de gente que estuviera así en Coahuila, en Ramos Arizpe, todos los que se anduvieran pasando de lanza con gente inocente que no se puede defender”, expresó. Durante su registro para ser ingresado al Cereso, el presunto preguntó a una de las reporteras que si su cámara grababa voces.

“¿Se graban las voces en esa cámara?”, preguntó, para luego decir: “Kenia, si estás viendo esto recuerda que te amo, ven a buscarme, estoy aquí en el penal”, expresó para luego identificar a Kenia como su novia; luego la llamó su esposa.

“A todos les llega su hora, pero si Kenia Martínez está viendo esto, que venga a verme al penal… Kenia es mi esposa”, expresó Rogelio mientras era conducido al interior del edificio para prepararse su audiencia ante el juez primero de primera instancia en lo penal.

Rogelio se negó declarar ante el juez, durante la audiencia inicial que se realizó la tarde de ayer en el Centro de Justicia Penal, en donde estuvo la madre del acusado.

Las autoridades mostraron pruebas que lo señalan como presunto responsable en cinco delitos: parricidio y matricidio calificado por haberse cometido con ventaja y traición; feminicidio, homicidio calificado y robo en cuantía mayor con violencia. Al imputado se le dio oportunidad para declarar en torno al crimen, pero con una mirada retadora expresó: “no deseo decir nada”.

Por su parte, Everardo Lazo Chapa, delegado de la Fiscalía General en el Estado en le Región Sureste confirmó que en los hechos participó al menos otra persona, por lo que las indagatorias siguen abiertas.

Rogelio “N”, señalado como el presunto multihomicida se negó declarar ante el juez, durante la audiencia inicial que se realizó la tarde de ayer en la sala uno del centro de justicia penal.

Las autoridades demostraron medios de pruebas que lo señalan como responsable en cinco delitos que es parricidio y matricidio calificado por haberse cometido con ventaja y traición.

También enfrente el cargo de feminicidio, homicidio calificado, robo en cuantía mayor con violencia. Cerca de las 18 horas con 20 minutos los ministerios públicos del grupo de homicidios violentos, dieron lectura al proceso penal /2019.

Se destacó una prueba importante que fue la declaración de un testigo que el 1 de Junio del año en curso en el horario de la 13:20 horas, observó la llegada de un taxi al domicilio ubicado en calle Montevideo, en la colonia Latinoamericana.

A uno de los ocupantes lo reconoció como el nieto de la propietaria de la casa y no le pareció sospechoso. Más tarde observó que sale acompañado de otra persona en la que salieron con objetos en su poder, como una computadora, una pantalla y electrónicos.

Todo lo subieron en una camioneta propiedad de José Antonio y dos horas más tarde ya no estaba estacionada. Nunca más volvió a ver al joven ni al dueño de la casa, sino hasta el lunes 3 de Junio se da cuenta del fallecimiento, ya que llegaron un elevado número de patrullas.

Otra prueba que se destacó en la audiencia es que Rogelio dejó en el interior de la casa un pantalón repleto de sangre y su par de tenis. Se describió que Rogelio primero ingresó a la recámara de su tía a la cual estranguló y luego degolló.

Luego fue al baño donde estaba su tía y la lesionó, luego a la oficina de su abuelo al que también hirió. Posteriormente al imputado se le dio oportunidad para declarar en torno al crimen, se mostró serio y con una mirada retadora expresando “no deseo decir nada”.

ADICCIÓN AL CRISTAL

La adicción a la droga cristalina llevó a Rogelio cometer el crimen de sus abuelos y tíos, así lo declaran autoridades de la Policía Investigadora que participaron en su detención.

Aseguran que aún se encontraba bajo los efectos de las sustancias por que expresó puras incoherencias y a cada policía les lanzaba una mirada retadora. Tras su ingreso a la celda de indiciados, ya no mostró el mismo comportamiento de burla, se mostró con tranquilidad ya presentó agotamiento a comparación de sus familiares.

¿Quién es Kenia?

—¿Se graban las voces en esa cámara?

Habían pasado apenas 45 segundos desde que Rogelio “N” apareció ante las cámaras de los medios, luego de que funcionarios de la Fiscalía General del Estado informaran oficialmente de su captura, tras buscarle durante más de una semana como presunto responsable del homicidio de cuatro familiares suyos.

El detenido, quien fue capturado en Nuevo Laredo, Tamaulipas, había volteado a ver de reojo los múltiples dispositivos que le rodeaban, antes de formular la pregunta cuyo sentido se clarificó al complementar la idea:

—Kenia: si estás viendo esto, recuerda que te amo. Ven a buscarme, estoy aquí en el penal. —Dijo Rogelio, volteando ligeramente hacia la izquierda, como dirigiéndose a la cámara a través de la cual pretendía establecer comunicación con quien luego identificaría como su pareja.

—¿Quién es Kenia? —Le cuestionó una voz femenina.

—Kenia es mi novia.

—¿Desde cuándo que no la ves?

—Tiene ya rato que no la veo. Desde que hice lo que hice, ¿verdad?

Luego vendría un alud de preguntas desde todas direcciones intentando averiguar las razones que lo llevaron a cometer los crímenes que conmocionaron a la ciudad, intentando arrancarle alguna declaración relevante sobre su proceder.

Por encima de todo lo dicho por Rogelio, queda flotando la duda sobre quién es Kenia y de qué forma estaría involucrada en esta historia, siempre que sea un personaje real y no uno ficticio, inventado por un individuo a quien los especialistas clasifican como una persona desequilibrada.

La duda crece en la medida en que, en un lapso de apenas 80 segundos, Rogelio la identificó primero como su novia y después como su esposa.

—Si Kenia Martínez está viendo esto, que venga al penal —reiteró cuando los oficiales ya le retiraban para ingresarlo al penal.

—¿Por qué Kenia? —se le cuestionó nuevamente.

—Kenia es mi esposa.

Hay riesgo de suicidio: Especialista

Al estar en un estado psicótico, Rogelio N, el presunto multihomicida de la Latino, no experimenta sentimientos de culpabilidad, pero una vez saliendo de ese estado, el riesgo de suicidio en él es muy alto, alertó el doctor Mario Alberto de los Santos.

El especialista en psiquiatría, ex director del Centro Estatal de Salud Mental, analizó el comportamiento del joven al momento de ingresar al área de indiciados del Cereso.

“Cuando salen de la psicosis, el riesgo de suicidio es alto en este grupo de pacientes; ahorita está psicótico y no se siente culpable, pero en un momento que salga de esta psicosis, el riesgo de que se pueda suicidar es muy alto”, dijo.

MUESTRA IDEAS FUERA DE LA RAZÓN

El doctor apuntó que evidentemente, el indiciado presenta ideas muy fuera de la razón durante la corta interacción que tuvo con periodistas.

“Eso que dice no está loco, pero dice que quiere erradicar a todo tipo de gente y que pensó en comprar armas, lo cual habla de ideas fuera de la razón”, señaló De los Santos.

Comentarios

Anterior No estás sola
Siguiente Se divide la 4T tras acuerdo con Estados Unidos