in , ,

Leyes sin sexo

En el tintero

Por Jessica Rosales

Nuevas Masculinidades, la creación de Juzgados Familiares con Perspectiva de Género, capacitación y profesionalización son algunas de las herramientas utilizadas para eliminar la violencia de género.

Esto no significa que los delitos sean cometidos exclusivamente por el hombre en perjuicio de la mujer, aunque sí que en la mayoría de ellos las víctimas son las mujeres, basados en las estadísticas anuales en nuestro país.

Sin embargo, es muy importante identificar al responsable de un delito sea hombre o mujer, pues como lo han explicado los propios legisladores las leyes no tienen sexo son genéricas, sancionan culpables no personas por su género.

En días recientes en Coahuila se dio un precedente sobre la Ley Olimpia creada de origen por el caso donde la víctima fue una mujer, aunque ahora se trata de un hombre que fue violentados al exhibirse videos íntimos sin su consentimiento.

Algunos litigantes consideran que la situación que impera en México ha provocado que los roles y estereotipos nublen los criterios de algunos jueces a la hora de establecer una resolución, principalmente en temas familiares.

Sin embargo, el resultado de la vinculación a proceso de Yessica “N” con la Ley Olimpia muestra un avance importante en la eliminación de estas barreras para acceder a una justicia igualitaria.

¿Qué hacía falta en estos casos? Probablemente que los afectados en algún tema de violencia familiar denuncie y presente los recursos necesarios para procesar a la probable responsable, probablemente también que el caso sea mediático para tener la vigilancia de la sociedad. Y digo probablemente porque no sabemos en qué casos algunos hombres que pueden ser victimas de algún delito presentaron todos los recursos posibles y siguen enfrentando esos roles y estereotipos desde el Poder Judicial que les ha impedido acceder a la justicia.

Sin duda, es importante el mensaje que se envía a la sociedad de que quien cometa un delito hombre o mujer tendrá que someterse a la justicia y no por el hecho de su género tendrá impunidad.

Tampoco hay que perder de vista que la mayoría de las victimas de violencia siguen siendo las mujeres y que un caso como el que se presenta hoy en Coahuila no debe servir para desacreditar las causas feministas sino para entender que es importante denunciar sea quien sea el agresor.

En Coahuila existen leyes acordes a las necesidades de la población, lo que hace falta es la denuncia y una adecuada aplicación.

Más importante es prevenir estas circunstancias, evitar que hombres o mujeres sigan siendo víctimas de delito erradicando la corrupción y la impunidad de muchos de los casos.

(Visited 2 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Índice

20 segundos y le tumban el discurso a Mejía