in , , ,

López Gatell asegura que no se debe temer que se propague el hongo negro

Tras darse a conocer el primer caso de ‘hongo negro’ en un paciente de COVID-19 en México, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, dijo que ‘no debemos temer a que se propague’.

López-Gatell aseguró que la mucormicosis, enfermedad presente en India y por la cual aparece un ‘hongo negro’ en la piel del afectado, no es nueva y que no se debe de pensar que se expandirá como el coronavirus.

“No es un hongo misterioso ni un nuevo agente patógeno. Es un hongo muy conocido de un grupo muy conocido de hongos que se llaman mucorales y que producen una enfermedad que se llama mucormicosis”, expresó el sub secretario.

“Cuando se usan dosis excesivas de medicamentos esteroides -para pronta identificación, los que popularmente se conocen como derivados de la cortisona- se llega a estados de inmunosupresión muy graves y entonces es donde tiene lugar esta situación del famoso hongo negro. Si se usan correctamente los medicamentos, en dosis razonables, ciertos derivados de la cortisona, en específico dexametasona está indicado en el tratamiento de ciertas situaciones de covid, no en todos los casos y debe ser utilizado adecuadamente por los miembros del personal médico”, dijo.

¿Qué es el hongo negro?

El hongo negro es una peligrosa infección, mejor conocida como mucormicosis, la cual es relativamente rara, pero los médicos temen que su repentino aumento pueda complicar aún más la lucha contra COVID-19; sin embargo este padecimiento se registra más en pacientes recuperados por COVID-19.

La mucormicosis está provocada por la exposición al moho mucor, que se encuentra habitualmente en la tierra, el aire e incluso en la nariz y las mucosas humanas.

Se extiende a través del aparato respiratorio y erosiona las estructuras faciales. En ocasiones, los médicos tienen que extirpar el ojo de forma quirúrgica para impedir que la infección llegue al cerebro.

Comentarios

Escrito por Redacción

Reino Unido aprueba uso de la vacuna de Pfizer en adolescentes de entre 12 y 15 años

Vacunar a niños no es de alta prioridad: Organización Mundial de la Salud