Luka Romero, el ‘Messi mexicano’ que juega para Argentina


“Hoy pude entrenar con el primer equipo. No lo olvidaré nunca. Gracias Real Mallorca“. Este es el tuit que soñaba escribir desde hace mucho tiempo Luka Romero y que por fin pudo publicar el pasado lunes, cuando saltó al césped de Son Bibiloni para ponerse a las órdenes de Vicente Moreno.

El Mallorca, uno de los clubes más modestos de la liga española, se guarda un as en la manga para el futuro: Luka Romero, mexicano de nacimiento, internacional sub–15 con Argentina, el ‘Messi mexicano’ como se le empieza a conocer y que ya participa en los entrenamientos del primer equipo.

El entrenador del equipo balear, Vicente Moreno, contó con Luka en el primer día en el que pudo tener a todos los futbolistas a su disposición tras la pandemia del coronavirus, y también con otra promesa de la cantera, el defensa mallorquín Rafel Obrador, de 16 años.

La presencia de ambos adolescentes junto a estrellas de la talla del japonés Take Kubo, el colombiano ‘Cucho’ Hernández o el croata Ante Budimir no pasó desapercibida y el propio club registró el momento distribuyendo fotos y vídeos.

El momento elegido por Moreno para ver de cerca a Luka y Rafel coincide con la visita del temible FC Barcelona de Lionel Messi y, aunque en un principio se especuló con la posibilidad de que el técnico podría incluir a ambos en la lista de convocados, esa opción quedó descartada de inmediato, al menos en el caso de Luka. Tiene 15 años y juega en el equipo de cadetes del Mallorca. No tiene contrato como profesional y para entrenar con los mayores necesitó la autorización de LaLiga.

El Mallorca, uno de los clubes más modestos de la liga española, se guarda un as en la manga para el futuro: Luka Romero, mexicano de nacimiento, internacional sub–15 con Argentina, el ‘Messi mexicano’. Foto: Tomada de Internet

La joya de la cantera, de apenas quince años, está viviendo una semana inolvidable entrenándose con los mayores y fantaseando con la posibilidad de que algún día, a este ritmo no tan lejano, pueda ser uno de ellos. Todo a su tiempo. “Debe seguir su propio camino”, advierte cauteloso su padre Diego Romero, que fue futbolista profesional tras pasar por el Quilmes y Atlético Rafaela argentinos, Alacranes mejicano, Estepona, Formentera y el Sant Jordi de Ibiza y que está dando los últimos toques en el Son Verí de Llucmajor.

El Mallorca no quiere dar ningún paso en falso. Sabe que tiene un diamante en bruto que debe cuidar al máximo. Llegó a la entidad en agosto de 2015 después de deslumbrar en el Sant Jordi de Ibiza y ya se le hizo un contrato de ocho años, algo inusual para un alevín. En el club no lo reconocen en público, pero tiene un trato preferencial, casi como ningún otro ha tenido a tan corta edad en las categorías inferiores en toda la historia.

Lo bueno es que el futbolista ha respondido sin pestañear. Ha ido creciendo cada curso a pasos agigantados demostrando madurez, o al menos eso cuentan los que le conocen. Por eso los técnicos han considerado que merece, al igual que Rafel Obrador, otro cadete que apunta a la elite, el premio de trabajar con el primer equipo. Eso sí, es imposible que el jugador sudamericano debute este curso porque la normativa impide jugar partidos oficiales en el fútbol profesional a menores de dieciséis años. No obstante, ese es el sueño de Luka, que a pesar de que los focos le apuntan desde niño, tanto en España, como en Argentina y México, tiene claro que su prioridad es debutar con la camiseta bermellona en Primera. “Tiene al Mallorca en el corazón y siempre lo demuestra”, aseguran en la ciudad deportiva.

Luka es uno de esos futbolistas que llaman la atención cada vez que coge la pelota. Ocupa la posición de mediapunta, aunque también puede caer a bandas. Desde pequeño ha sido inevitable compararle con Messi. Es zurdo, hábil en el regate y no destaca por su corpulencia física, justo como el astro del Barcelona.

Padre de Luka Romero no quiere que le llamen el ‘Messi mexicano’: “Es una presión descomunal”

“No me gustan las comparaciones con Messi”, dice a Efe Diego Romero, padre de Luka. “Es añadirle una presión descomunal a un chavalito de 15 años. Él es Luka y tiene a Messi, un futbolista único, consagrado, histórico, como espejo para aprender“, precisa Diego, futbolista como su hijo y que ya atisba su retirada dando los últimos toques en un equipo amateur, el Son Verí de Llucmajor (Mallorca) tras pasar por el Quilmes y Atlético Rafaela argentinos, Alacranes mexicano, Estepona, Formentera y el Sant Jordi de Ibiza en España.

El padre no puede disimular el orgullo que siente al leer todo lo que se está escribiendo sobre su hijo, pero insiste en que debe seguir “su propio camino”, al margen de comparaciones que pueden resultar odiosas. “Como papá una se pone contento, pero es mejor dejar pasar todo este ruido. Aunque todavía es muy chiquito lucha y se sacrifica por el sueño de ser futbolista”, explica Diego Romero.

Luka se está pareciendo tanto a Messi que, como él, también pasó una prueba en el FC Barcelona y, también, cuida de sus intereses el mismo representante, Horacio Gaggioli, que llevó a la ‘Pulga’ al Barça. No quedó en La Masía porque solo tenía siete años y no residía en la capital catalana, como estipula la norma de la FIFA de protección de menores, aunque “todo quedó abierto para más adelante”, puntualiza el padre de la estrella en ciernes del Mallorca.

Comentarios

Anterior INAH tiene en el olvido a las Momias de Guanajuato
Siguiente A 13 años de la desaparición de Madeleine McCann, surge un nuevo sospechoso