in , ,

México peleará contra Estados Unidos el liderato de la eliminatoria mundialista

México es el líder del Octogonal Final de la Concacaf, pero no el amo y señor de la Concacaf. Estados Unidos le hurtó el nombramiento este 2021. Dos finales y dos humillaciones: la Liga de las Naciones y la Copa Oro.

Por eso, el escenario competitivo en el que se enfrentan el Tri y Estados Unidos, es más poderoso y trascendente. Ambos disputan una plaza directa a la Copa del Mundo de Catar 2022. México busca pasaporte a su competencia número 17. Su rival busca su cita número 11.

Pero, además, el cacicazgo en la zona tercermundista del futbol mundial, está de por medio. Al final, quien se apodere de este Octagonal Final, podría, incluso, con las bendiciones de las clasificaciones de FIFA, colarse entre las siete cabezas de serie que estarán en el sorteo, como chambelanes del anfitrión catarí.

Estas reyertas premundialistas entre México y Estados Unidos, se habían avecindado en Columbus. Estados Unidos había encontrado su fortaleza premundialista desde 2001 y le había impuesto una cifra apocalíptica a su dominio: “2-0”.

Y el dominio estadounidense en Columbus se ejerció en las eliminatorias para los mundiales de Corea del Sur/Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Un martirio mexicano durante cuatro ciclos mundialistas.

“Dous-a-cerou”, coreaba la tribuna en el Columbus CrewStadium y retumbaba, crepitaba casi, entre las almas festivas y las almas heridas de los fanáticos de dos países que han hecho del odio deportivo su más intensa y sólida relación amorosa.

El ciclo de sometimiento se interrumpió en noviembre de 2016. México rompió el yugo. 1-2, el veredicto y epitafio de la soberanía estadounidense. Goles de Miguel Layun y Rafa Márquez, dos de los jugadores mexicanos que mejor han entendido la rivalidad plural de estos encuentros. No es sólo el futbol, sino un universo lleno de prismas y matices.

Entonces, maltrecha, derrumbada, obsoleta, en cenizas, la fortaleza de Estados Unidos, en su propio terreno, debía fincarse en nuevos horizontes. De Columbus a Cincinnati.

Ahora, es una nueva gélida burbuja. 26 mil asientos del Estadio TQL. Desde hace semanas el boletaje se agotó. El delirio y el futbol tienen su Luna de Miel cuando hay una encerrona de México y Estados Unidos en la alcoba verde del futbol.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

En El Buen Fin, 6 de cada 10 compra a meses sin intereses

Repuntan 10 % las muertes por Covid en Europa