Muere ‘Conchita’, un ícono de Lerdo


Murió Concepción Olazábal Sierra, propietaria del restaurante “Conchita” ícono de ciudad Lerdo desde 1988.

Reconocida por sus platillos típicos como el mole, el caldo de res, así como los buñuelos, las empanadas de higo, conservas de vino de granada, entre otros, Conchita, fue una mujer muy apreciada por la sociedad lerdense desde su juventud.

Hizo servicio social durante toda su vida, brindando en su casa así como en las comunidades rurales, clases de costura, manualidades, repostería y cocina.

Formó parte de las Damas Vicentinas de Lerdo, brindando el apoyo a quienes más lo necesitan. Conchita nunca se casó, ni tuvo hijos, por lo que al morir sus padres, con quienes vivía, decidió abrir el restaurante, ubicado en calle Ignacio López Rayón, esquina con avenida Francisco Sarabia, en donde empezó a vender paella y mole los domingos cuando la gente salía de misa.

Debido al éxito que empezó a tener, fue habilitando los espacios de su casa para poder atender a los comensales, hasta llegar a lo que actualmente es el comedor distribuido en cuatro espacios con capacidad para 120 personas.

El lugar es antiguo, de techos altos, vigas de madera, lo que para los comensales brinda un espacio de tranquilidad y armonía, en donde los platillos son acompañados de música tranquila.

Concepción Olazábal Sierra, falleció este martes 9 de julio a las 5:55 de la mañana a la edad de los 86 años. Su deceso fue confirmado por su sobrina política, Georgina Solorio, quien informó que hace poco más de un mes tuvo una neumonía basal, de la que desafortunadamente ya no se pudo recuperar.

Georgina Solorio, recuerda a Conchita como una persona disciplinada y constante, quien mantuvo las puertas del restaurante abiertas de manera ininterrumpida durante el tiempo en el que estuvo al frente.

Como propietaria, asistía desde temprana hora en el restaurante, se dedicaba a cocinar, pero también a cobrar, hasta que fue integrando a personas a trabajar, mientras que ella supervisaba la atención a quienes acudían a desayunar o comer.

Fue en 2009, cuando decidió cerrar las puertas de su negocio a causa de la inseguridad, ya que la gente no salía de sus casas y ella se quedaba con la comida preparada.

Posteriormente el restaurante de Conchita quedó al frente de Georgina Solorio, su sobrina, sin embargo ella se mantuvo involucrada, debido a que ahí mismo tenía su hogar.

Actualmente el negocio continúa abierto, ofreciendo diversos platillos mexicanos, siendo el res uno de los preferidos. El restaurante de Conchita es el más importante de Lerdo, con 30 años de tradición, visitado por gobernadores, políticos, así como por diversas personalidades de la Comarca Lagunera.

Este miércoles 10 de julio, se llevará a cabo una misa de sus cenizas a las 12:00 horas en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Ciudad Lerdo.

Comentarios

Anterior Chucky vuelve a la vida
Siguiente Ahora sí es 'basura'; retiran a 'Forky' del mercado