Pero qué necesidad


Por Luis Guillermo Hernández Aranda

Hemos rebasado la cifra de los 70 mil muertos por Covid 19. La realidad superó cualquier pronóstico de parte del gobierno federal. En marzo en los inicios de la pandemia el subsecretario de salud, Hugo López Gatell, dijo que México iba tener apenas seis mil muertes. Incluso dijo que el escenario catastrófico serían 60 mil mexicanos muertos. La cifra ya fue superada y estamos muy lejos de domar la pandemia aunque en el discurso el presidente Andrés Manuel López Obrador diga lo contrario.

A pesar de esta realidad son muchos los ciudadanos que se niegan a atender el llamado de la comunidad médica y de las autoridades, quienes recomiendan la sana distancia, el lavado de manos constante, el uso de gel antibacterial y evitar los eventos masivos.

Esta semana la iniciamos con la noticia de que Julio Preciado había amenizado una boda en San Pedro con más de 300 asistentes. Fueron los propios invitados quienes subieron a las redes sociales videos del evento e incluso realizaron transmisiones en vivo por Instagram lo que alertó a las autoridades del gobierno de Coahuila para suspender la boda. Los invitados se mostraron reacios a atender el llamado de las autoridades e incluso el evento se prolongó hasta las dos de la mañana. El lunes el gobernador, Miguel Riquelme, dijo que se investigará y se llegará hasta sus últimas consecuencias ya que no se puede permitir el desacato a las disposiciones sanitarias que han emitido las autoridades.

La primera pregunta que debemos hacernos es: ¿Por qué si estamos si estamos en pandemia a alguien se le ocurre organizar una boda con 300 invitados? una segunda pregunta es: ¿dónde estaba la alcaldesa de San Pedro, Patricia Grado y su policía municipal que nunca se dieron cuenta del evento hasta que actuaron las autoridades estatales?

Posteriormente a tan sólo unos días de este hecho el alcalde de Torreón, Jorge Zermeño, anunció que sí habría un evento público para conmemorar El grito de Independencia. Prometió un evento de no más de 150 personas con todas las medidas sanitarias que marcan los protocolos con el objetivo de hacer un homenaje a los médicos.

Sin embargo como era de esperarse, al realizar el evento en una plaza pública fueron muchos los curiosos que se acercaron e incluso querían participar del convivió y ver cantar al ganador de la voz México, Fernando Sujo.

Así de un lado los invitados a la fiesta mantenían la “sana distancia” mientras en los alrededores el pueblo se amontonaba y se calcula que en ese lugar había hasta 500 personas.

¿Cuál era la necesidad de realizar este evento?, ¿por qué no entregar los reconocimientos a los doctores de manera virtual? Sin duda el mejor homenaje que se puede hacer a los médicos que están en el frente de batalla luchando contra el Covid19 y donde incluso muchos han muerto es cuidándonos, siguiendo las medidas de seguridad, evitando salir de

casa, evitando los eventos masivos. Si la organización de una boda es censurable lo es más un evento organizado por la autoridad que debe poner el ejemplo de que todos debemos cuidarnos en medio de la pandemia.

Y es que aunque se diga que hubo medidas de seguridad y se respetaron los protocolos, lo cierto es que las redes sociales están inundadas de imágenes de funcionarios, regidores e invitados a este evento del municipio de Torreón que olvidaron la sana distancia y el cubrebocas para tomarse fotos. Mandando un mensaje contradictorio a la población, pero sobre todo de poca solidaridad y empatía hacia las víctimas de la pandemia. Ojalá y dentro de 15 días nos veamos un repunte de los casos de Covid 19 en San Pedro y en Torreón. Y es que como dijo Juan Gabriel: “pero qué necesidad”.

@lharanda

Comentarios

Anterior ¿Segundo periodo?
Siguiente Con fondos propios, México pagará vacunas contra Covid-19: SSa