Piden destitución de funcionario


Los regidores del PRI exigieron la destitución de el director de Inspección y Verificación, Rolando Anaya, tras chocar presumiblemente en estado de ebriedad.

Dulce Pereda, sindica de minoría, dijo que la petición la realizan en estricto apego al Código de Ética establecido por el alcalde de Torreón, Jorge Zermeño.

“Debe quedar fuera del cargo, igual que ocurrió por una actitud parecida el ex director de Informática, Rubén Rodríguez González”, dijo.

Los regidores del PRI, Alfredo Mafud Kaim e Isis Cepeda Villarreal, así como la síndica de vigilancia Dulce Pereda, demandaron la aplicación de esta medida, sobre todo después de que Zermeño Infante manifestara públicamente que no solaparía a nadie y que cada quien afronte sus consecuencias.

En rueda de prensa los regidores dijeron que no sólo debe actuarse contra este director, también con aquellos que han tratado de protegerlo o diluir los antecedentes, pues hubo una toma de nota en el lugar de los hechos tanto por Seguridad Pública como Vialidad y Peritos, en este último caso donde nuevamente el titular de los Tribunales de Justicia Municipal, Jesús Campos Escobedo, como ocurriera cuando se le requería información de un procedimiento legal que favoreció la expedición de una licencia mercantil a favor del Casino Majestic con todo y su prohibición legal para operar, “se reportó enfermo” para eludir cuestionamientos mientras que las otras instancias también ocultaron la información.

En base a las obligaciones contenidas en el Código Municipal para Estado de Coahuila, la fracción priísta solicitó formalmente y mediante oficio dirigido al Secretario del Ayuntamiento, Sergio Lara Galván, informe sobre el accidente protagonizado  el pasado sábado 16 de febrero del presente, del cual informó el portal Luis Guillermo Digital.

El director Rolando Anaya ha sido cuestionado desde su nombramiento por no haber pasado los exámenes de confianza a que está obligado dado el desempeño ligado con acciones de seguridad como es el control de funcionamientos de negocios nocturnos y distribuidores de bebidas embriagantes.

Los regidores comentaron que
Contrario a lo que se hace con todo ciudadano, cuyas detenciones cada fin de semana van a la alza por la dureza en la aplicación del reglamento si conducen en estado de ebriedad, al funcionario lejos de someterlo a las disposiciones de legalidad, hasta ahora ha sido protegido escondiendo los antecedentes del hecho y según se sabe nunca fue sometido a las medidas ordinarias de revisión, reclusión preventiva y a disposición del Ministerio Público, cómo si ocurrió en mayo del año pasado con el ex director de Informática Rubén Rodríguez González.

Anterior Coahuila todavía tiene dosis contra la influenza
Siguiente Celebra Parras su 421 aniversario