in , , , ,

Por cuestión de fe, se oponen a la cremación

Al menos entre un 10 y 20 por ciento de las inhumaciones que realizan las funerarias en Saltillo, corresponden a restos de personas que fallecieron por COVID-19, y de acuerdo con las normas sanitarias es posible negarse a la cremación de los cuerpos, siendo la principal razón de su oposición sus creencias religiosas.

En un sondeo por diferentes empresas funerarias de la ciudad, coincidieron en que sí hay quienes solicitan el servicio de sepultura pese a que su familiar falleció de coronavirus, sin embargo, el servicio en este caso no incluye la velación, pues hasta el momento continúan prohibidas para las personas que fallecieron por esta causa.

De acuerdo con los empleados de diferentes funerarias, la principal razón para negarse a la cremación como el destino último de sus seres queridos, es su religión, pero también el hecho de que prefieren llevar a cabo el ritual del entierro en un cementerio para despedirse, ante la falta de una ceremonia de velación, así como también cumplir la voluntad del fallecido.

Entre las restricciones para llevar a cabo la inhumación en un panteón de alguien que haya fallecido por COVID-19 se encuentran el no abrir de nuevo la tumba hasta después de 6 años y enterrarlo de manera inmediata luego de la entrega del cuerpo por las autoridades sanitarias.

PRIMERO LA SALUD

El vocero de la Alianza Ministerial Evangélica de Saltillo, Eduardo Pacheco, explicó que en la fe cristiana cuando una persona ya terminó su vida terrenal y no hay nada más que hacer por la persona más que recibir a Jesús como Salvador.

Toda acción al honor y honra para los restos de una persona, ya no tiene ninguna repercusión, aunque hay dos corrientes, una de quienes dicen: hay que darle sepultura en una tumba y no en la cremación de forma obligatoria, y otros que dicen que la cremación puede ser aceptable”, expresó Pacheco.

“La recomendación es proceder a la cremación para salvaguardar y cuidar la salud de los que sobrevivimos, para evitar el número de más personas contagiadas, pero respetamos la decisión de cada familia en la fe cristiana o de cualquier otra, siempre y cuando se sigan las normas de salubridad”, agregó el integrante de la Alianza.

Entérese

Si opta por el entierro de una persona víctima del coronavirus, deberá:

Enterrarla inmediatamente luego de haber sido entregado el cuerpo.

No abrir la tumba hasta después de seis años de la inhumación.

Comentarios

Escrito por Redacción

Encarcelan a tres policías acusados de violar a mujer

Siguen las fiestas, llega el turno de las ‘levantadas’ de Niño Dios