Por ‘malagradecidos’, Alfredo Adame decide quitar a sus 3 hijos varones del testamento


La vida de Alfredo Adame se ha visto enormemente envuelta en la polémica, más a hora que se ha quedado sin su esposa Mary Paz Banquells, sus 3 hijos, Diego, Alejandro y Sebastián, este último dio de que hablar, tras afirmar que su padre ya no paga sus estudios universitarios.

En una reciente entrevista con la revista, TV Notas, Adame soltó varias confesiones fuertes, como el hecho de que planea desheredar a sus descendientes hombres.

“Vino la separación de su mamá y al año, Diego decidió tomar el camino de irse de su parte, atacarme y todo, hasta que le puse el alto y lo corrí de mi casa”.

Se quedaron Alejandro y Sebastián, y después de otro año me di cuenta de que para lo único que servía su papá era para que estiraran la mano y: ‘Dame para el celular’ y ‘Dame para la colegiatura’ y ‘Dame para la gasolina’, pero nunca me dijeron: ‘Pa, ¿cómo estás?’, ‘¿Quieres que vayamos a algún lado?’, ‘Te acompaño’; su único interés era monetario”, contó el artista. 

-Alfredo, vemos que has sido tajante en la separación de tus hijos…
“Lo que pasa es que en realidad, después de 25 años de matrimonio, un día me harté de que sólo me estuvieran usando, de que Mary Paz les ha estado lavando el cerebro para echármelos en mi contra”.
-Poco a poco te has alejado de ellos…
“Así es. Vino la separación de su mamá y al año, Diego decidió tomar el camino de irse de su parte, atacarme y todo, hasta que le puse el alto y lo corrí de mi casa. Se quedaron Alejandro y Sebastián, y después de otro año me di cuenta de que para lo único que servía su papá era para que estiraran la mano y: ‘Dame para el celular’ y ‘Dame para la colegiatura’ y ‘Dame para la gasolina’, pero nunca me dijeron: ‘Pa’, ¿cómo estás?’, ‘¿Quieres que vayamos a algún lado?’, ‘Te acompaño’; su único interés era monetario”.
-¿Te has sentido abandonado? 
“Sí, totalmente. Desde el momento en que empezó la separación me sentí agredido, me hacían el feo, me sentí humillado; estaba en mi cuarto y subían a decirme que se iban a Coyoacán a cenar con la mamá y aquí me quedaba como un perro, solo; los domingos iban a casa de su tía Rocío y me dejaban solo. Y luego con lo que me han salido mis hijos”.
-¿A qué te refieres? 
“Cuando mis hijos se fueron con su mamá, no volví a saber de ellos hasta mes y medio después; de pronto Sebastián me daba alguna llamada esporádica, pero no más… yo les decía que también tenían papá. Cuando se fueron, les pedí que no se distanciaran de mí”.
-¿Qué más ha pasado?
“Después inició la pandemia del Covid-19, un domingo vinieron y estaba una cartera con mi INE, mi tarjeta del banco, la licencia. De repente se fueron y la carterita y todo desapareció… ¿y qué pasó?, yo decía: ‘O aquí hay puertas a otra dimensión o qué pasó’, y empecé a atar cabos”.
-¿A atar cabos? 
“Sí, de lo que me decía mi chofer, don Agus. Me dijo que cuando yo no estaba en casa, mis hijos venían y se llevaban cosas a escondidas”.
-¿Sientes decepción de que tus hijos no estén a tu lado?
“Siento decepción, tristeza, todo, pero no lo siento porque no estén a mi lado, sino porque se segregaron, me discriminaron, porque me botaron como si fuera yo un perro, porque me sentí usado. Sé que los hijos a los 18 años se van o a los 20. Si viene el divorcio, ¿qué? Siempre he pensado que es mucho más importante la madre que el padre, sobre todo en la educación, para mí era muy lógico. No quería que fuera un motivo de distanciamiento, se los lleva porque siempre fue su target, su moneda de cambio y su motín de guerra, tener a los hijos de su lado”.

Alfredo señaló, sentirse abandonado por sus hijos, sin embargo, esto no ha sido así por parte de Vanessa, su hija, quien lo visita cada domingo y la única que planea dejar en su testamento.

-Tu hija Vanessa, ¿qué te dice?, ¿ella está a favor tuyo?
“Mi hija es mi amor y es a quien voy a consagrar mi vida; a Vanessa la amo, la adoro, amo a mis nietos, ella viene a comer conmigo los domingos o voy yo a su casa. Me habla entre semana, platicamos, me aconseja, es mi ángel de la guarda. Y sobre qué opina: ‘Haces bien, papá. Son unos malagradecidos’”.
-¿Vanessa será la única en tu testamento? 
“Claro que sí, ella ya figura en él, es a la única que quiero ver, es a la única a la que quiero que esté en mi vida. Si Alejandro quiere, que venga a tocar la puerta de mi casa a hablar conmigo; Sebastián y el otro, no, no quiero saber nada de ellos”.

Comentarios

Anterior A mis 65 años todavía me piden identificación: Billy Bob Thornton
Siguiente En riesgo, fondos de emergencia de México