in , , ,

Predicar con el ejemplo

En el tintero

Por Jessica Rosales

La polémica que envuelve al Pueblo Mágico de Múzquiz no para. En lugar de promover al municipio y hacerlo destacar por su riqueza turística y cultural, la alcaldesa Tania Flores está más empeñada en difundir su imagen en medio de una guerra política en la que se ha enfrascado ante la cercanía de la renovación de la gubernatura en Coahuila, que en el bienestar de la población.

Sin duda, y hay que decirlo, que gobierne una mujer en un municipio como es el caso, es un logro importante en el tema de la paridad y es necesario que se definan más espacios para las féminas en el terreno político. Lo que alcanzó Tania con este triunfo debe ser un logro de todas, pero tiene una gran responsabilidad en sus manos que no puede ensombrecer por intereses personales.

Desbordada del poder y seguramente muy mal aconsejada no sólo impone su voluntad sin respetar la decisión de los ciudadanos para simpatizar con uno u otro partido político, permitir la libertad y la democracia; primero, impidiendo que reciban beneficios sociales si no es de su propia mano y; segundo, solapando arbitrariedades de su personal en perjuicio de la ciudadanía en materia de seguridad pública.

Las cosas andan muy fuertes en aquella región, pues ahora los ciudadanos, en este caso una joven, se ha inconformado y denunciado con pruebas en la mano que fue víctima de tortura por parte de los policías municipales.

Resulta que por razones que hasta ahora no han sido por completo aclaradas, oficiales de Múzquiz, de acuerdo con la versión de la joven Barbie Ovalle, la detuvieron sin cumplir con los protocolos de una detención como son: identificarse, informar del motivo de la detención y la no excesiva fuerza pública.

A través de sus redes sociales muestra las gráficas de las lesiones, en manos, caras y pies que le realizaron, relata cómo uno de los policías le encaja una pistola para grabar un video en donde intentan deslindarse y es golpeada por dos hombres y dos mujeres policías en un sitio externo al que fue llevada antes de ser remitida a las celdas municipales, lo que cabe definitivamente en una práctica de tortura debido a que fue ejercida por servidores públicos y se hizo con la intención de dañar a la persona.

Barbie cuenta que además la llevaron a un lugar que no es la delegación municipal y ahí comenzaron a golpearla molestos por la resistencia para ser detenida, algo que en definitiva debe investigarse, ya que existen fotografías en donde una policía tirada en el suelo agarra del cabello a la mujer cuando se supone que están capacitados para una detención. Es muy sencillo ¿Apoco ahora se hacen las aprehensiones agarrando de los pelos a los presuntos responsables de un delito o de una infracción administrativa?

Un oficial, por su puesto que es una persona y es humano, debe respetarse su investidura, debe cuidarse también de los riesgos que implica una detención, y actuar en consecuencia cuando su vida está en peligro, pero de ninguna manera de buenas a primeras liarse a golpes porque no tiene la capacidad emocional para sortear una situación policiaca, siendo ent partícipes entonces de una riña.

Desafortunadamente en este Pueblo Mágico el ejemplo de la gobernante en turno y el mensaje que ha emitido a todos es que ahí se impone su voluntad y aunque ésta sea fuera de la legalidad no existen consecuencias. Es ahí probablemente la causa de que los policías sin el menor temor realicen prácticas ilegales y de abuso de poder.

Estos hechos al igual que otros han sido virales y a nivel nacional no se habla de otra cosa que de Tania Flores y sus polémicas. ¿No sería mejor destacar al municipio en temas turísticos que contribuyan a traer mayores inversiones y derrama económica? Y para evitar que los servidores públicos incurran en irregularidades y actitudes fuera de la ley, hay que predicar con el ejemplo.

(Visited 6 times, 1 visits today)

Comentarios

Escrito por Redacción

Índice

¿Qué pasa en Múzquiz?