¿Qué dejamos de hacer? ¿Qué hizo Saltillo?


Por Luis Guillermo Hernández Aranda

San Pedro tiene alrededor de 120 mil habitantes y hasta el reporte de las siete de la noche de este miércoles tenía 156 casos de Covid19, mientras que Saltillo con siete veces más habitantes sumaba 155 casos.

Las diferencias entre ambos municipios son enorme en cuánto población, extensión territorial, empresas, número de visitantes. Así que no se justifica el incremento en San Pedro salvo por haber preferido salir que quedarse en casa. Algo similar sucedió en Torreón a partir del 1 de mayo donde los casos comenzaron a dispararse. Hasta este miércoles en la noche Torreón era el municipio de Coahuila con más casos acumulados 369.

En un tema como el Covid19 lo más sencillo es responsabilizar a los alcaldes. Sin embargo aún con sus aciertos y errores creo que la mayor responsabilidad es de los ciudadanos. Es cierto que algo ha hecho bien Manolo Jiménez como alcalde de Saltillo para estar en el top tres entre los presidentes municipales cuyas decisiones para prevenir los efectos del coronavirus son aprobadas por la población, de acuerdo a la encuesta realizada por Caudae Estrategias en mayo.

Jiménez Salinas obtuvo 59.3 por ciento de aprobación y se ubica por debajo de sus homólogos Miguel Bernardo Treviño de Hoyos, de San Pedro Garza García, Nuevo León; y por Enrique Vargas del Villas, de Huixquilucan, Estado de México. Sin embargo ninguna política pública puede tener éxito sin la colaboración de la gente.

En las primeras fases de la pandemia Torreón si se quedó en su casa. Ahí están los números semana tras semana que evidencia como los contagios avanzaban lentamente. Sin embargo a partir de la celebración del Día del Niño todo se relajó. Ese día las pizzerías estaban a reventar y la sana distancia sólo era un mal chiste. Algo similar ocurrió el 10 de mayo, donde a todo mundo le dio por visitar y hacer fiesta a su madrecita cuando muchas veces la ignoran los 364 días restantes del año.

El miércoles platicaba con un amigo que estuvo la semana pasada en San Pedro y me comentaba que la mayoría de la gente andaba en la calle sin cubre bocas. ¿Entonces todo es culpa de Jorge Zemeño y la Dra. Patricia Oralia Grado Falcón? Honestamente creo que no.

En el caso de Torreón que es el municipio donde vivo, considero que sí faltaron mensajes más contundentes de la autoridad municipal. Tal vez aplicar algunas multas a quien no usara cubre bocas como pasó en Monclova, pero tampoco los ciudadanos somos niños. Y no es posible que necesitemos tener a un policía a lado de nosotros todo el tiempo, lo cual es imposible, para cuidarnos.

¿Acaso cada individuo no tiene como prioridad cuidarse? Sino empezamos por nosotros mismos quién nos va a cuidar. Si te dicen: “hay un virus nuevo y miles de personas están muriendo en el mundo, cuídate, quédate en casa”, la advertencia es más que suficiente para apostarle al confinamiento.

Por desgracia los contagios se dispararon no por las personas que por necesidad salen todos los días a trabajar, sino por aquellos que apuestan a la fiesta. Por aquellos que no podían dejar de ver a su novio (a), aquellos que no podían suspender las reuniones con sus amigos y mucho menos dejar de saludar de beso y respetar la sana distancia. Creo que el Covid evidenció que somos una sociedad inmadura donde no creemos en la evidencia científica pero si en los hombres lobo.

@lharanda

Comentarios

Anterior Confirman 31 casos de Covid-19 en Durango; 16 en Gómez Palacio
Siguiente Omisión Institucional