¿Qué pasó en Acuña?


Por Luis Guillermo Hernández Aranda

Saltillo, la capital del estado, tiene poco más de un millón de habitantes y sin embargo tiene proporcionalmente menos personas contagiadas que Acuña cuyo número de habitantes no llega a las 200 mil personas. ¿Cómo es posible esto? Sin duda las cifras evidencian el nulo accionar de las autoridades que fueron incapaces de comunicar a su población la necesidad de cuidarse, de usar el cubre bocas, de quedarse en casa y siempre traer gel antibacterial.

Hasta el reporte de ayer a las 12:00 del mediodía emitido por las autoridades estatales, Saltillo tenía 556 casos mientras que Acuña ya sumaba 451con 35 personas hospitalizadas y 18 muertes.

Al consultar las noticias del municipio fronterizo es evidente que la situación es preocupante. Recientemente Juan Francisco Tejeda Ramírez, director de la clínica 13 del Seguro Social de Acuña reconoció que la institución está al borde del colapso y es que el 80 por ciento de las camas destinadas para pacientes Covid están ocupadas por personas con complicaciones.

Si tomamos en cuenta que el 1 de junio Acuña tenía sólo 42 casos y cerró el mes con 407 estamos hablando que creció diez veces lo cual evidencia que la pandemia rebasó al alcalde Roberto De los Santos Vázquez, quien nunca diseño estrategias, ni acciones, incluso no se integraba por completo a las reuniones del Subcomité Regional de Salud.

La lógica indicaría que por el número de habitantes y la actividad económica, Saltillo tendría más contagiados y mayor número de muertes a causa del Covid-19 pero los números, que son fríos, indican que no ha sido así por el trabajo coordinado de las autoridades con la sociedad civil. Satillo suma 20 muertes contra 18 de Acuña pero el número de habitantes marca una gran diferencia.

Mientras en Acuña, Roberto de los Santos prácticamente ignoró la crisis sanitaria en Saltillo, Manolo Jiménez, rápidamente trabajó en coordinación con el gobernador Miguel Riquelme y se implementaron importantes acciones entre las que destacan: más de 200 acciones de sanitización en hospitales, centros comerciales, mercados, puntos de pagos de servicios, plazas públicas. La instalación de lavamanos portátiles y túneles sanitizantes en sitios públicos estratégicos de mayor afluencia de peatones. Además el DIF Saltillo, con el apoyo de grupos de mujeres fabricó casi 200 mil cubre bocas, distribuidos de forma gratuita al público en general en puntos críticos y de alto flujo de personas.

Además se creó la Ruta de la Salud, enfocada al transporte gratuito del personal médico y operativo de los hospitales Covid. Instalaron filtros a las entradas de Saltillo además de apoyos sociales, operativos de verificación a los negocios,

Hasta el momento y de acuerdo a las estadísticas la estrategia de ocuparse de la crisis ha dado resultados a Manolo Jiménez mientras que la indolencia de Roberto de los Santos ha provocado decenas de contagios y muertes.

Como sociedad la pandemia ha sacado lo mejor y peor de nosotros, pero sobre todo ha puesto en evidencia a las autoridades sobre sus capacidades pero más grave aún sus incapacidades. Prueba de ello es lo que hoy sucede en Acuña.

@lharanda

Comentarios

Anterior 'Frívola y deshumanizada'
Siguiente Mi esposa no será candidata a nada, no es Primera Dama: AMLO