Qué supera al cuento del lobo feroz


Rafael G. Vargas Pasaye

De niños conocimos la historia de Caperucita Roja y el Lobo Feroz original de Charles Perrault, esa narrativa que nos habla de una niña que tiene que cruzar el bosque para llevar el alimento a su abuelita, donde para fines actuales el pueblo bueno es caperucita y tiene que atravesar por toda la suerte de inconveniencias, peligros y aventuras para llegar a su meta.

Recientemente en un Seminario en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, le escuché la idea a la Maestra Gisela Rubach de que, en esa lógica, la narrativa de la actual administración federal hace que el leñador sea el Presidente, pero su objetivo no es ya ayudar en todo a Caperucita y mucho menos acabar con el Lobo Feroz pues allí el cuento terminaría, su objetivo es la perpetuidad de esta narrativa. 

Ante ello sus adversarios deben preguntarse cómo hacerle frente a una historia que está perfectamente posicionada en el inconsciente colectivo de los habitantes de la República Mexicana.

Un buen cuento o una buena historia solamente puede competir contra otra extraordinaria historia y en eso es donde tiene que enfocar sus esfuerzos la oposición porque el lobo seguirá tratando de atacar, y el leñador continuará ayudando a la pobre niña y a la abuelita.

La nueva narrativa entonces conllevará nuevos personajes y distintos nudos argumentativos, el camino que tiene que atravesar el personaje central tiene en sí mismo una dinámica que la hace estar presente sin estarlo. Esto es, latrama tiene un peso simbólico entre todos los que sabemos la historia.

¿Qué o quién pueden ser los lobos?, pues la mafia del poder, las grandes empresas, por supuesto la corrupción, la pobreza,esos son los males que esta historia enfoca y que ha construido de manera constante desde hace 18 años y que ahora con las conferencias de prensa mañaneras tiene mayor penetración para anunciar que la aventura continúa.

En leñador por su parte se encarga de darle seguridad y tranquilidad a la pobre niña, y para lograr su cometido de terminar con el mal no le importa romper reglas ni tampoco llegar a través de situaciones que muchas veces no contemplaba la misma trama haciendo que la legalidad y la legitimidad sean acorde a su propia necesidad.

Tenemos entonces por delante una historia que conocemos y la posibilidad de una nueva que no digamos supere, sino simplemente compita con la que diariamente entra a nuestros ojos y nuestros oídos, y cuya misión es permanecer en nuestros pensamientos y realidades pues el discurso de tanto repetirse cada vez cobra mayor peso en la masa comprobando de nueva cuenta que la magia de la comunicación es la repetición.

@rvargaspasaye

Comentarios

Anterior Alexa Moreno es un talento Mundial; pasa a la final
Siguiente CFE dejó de comprar carbón coahuilense por corrupción en termoeléctrica