¿Qué va a decir Jorge Torres?


Por Luis Guillermo Hernández Aranda

Desde hace poco más de una década el tema de la megadeuda acompaña a los coahuilenses. Indignación, enojo, son parte de los sentimientos que ha experimentado la población ante el mayor desfalco que ha sufrido la entidad y cuyo destino del dinero nunca ha sido del todo aclarado.

En el discurso el entonces gobernador, Humberto Moreira, llegó a decir que todo era para adelantar el progreso de Coahuila 20 años, hoy sabemos que no fue así y por el contrario la capacidad de invertir en infraestructura y alcanzar un mayor desarrollo se vio afectado. Por si fuera poco los ciudadanos debemos más de 11 mil pesos de una deuda no contraída por nosotros y de manera tramposa.

Durante este tiempo han aparecido diferentes documentos e investigaciones donde de acuerdo a indicadores se confirma que la deuda de más de 35 mil millones de pesos contraída por Coahuila, con documentos falsos en el periodo de Humberto Moreira y Jorge Torres, no se tradujo en mayor bienestar para la población pues la entidad no mostró avances en el Índice de Rezago Social que mide el acceso a la salud, educación y servicios básicos de vivienda.

Utilizada, con justa razón, como bandera política por los partidos de oposición la megadeuda se ha convertido en una telenovela que incluso ha traspasado nuestras fronteras, con extradiciones y detenciones en el extranjero que incluso ha motivado la cobertura de la prensa extranjera tanto de Estados Unidos como España.

Para el Doctor Arturo Huerta González, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México el principal problema en el estado fue que la deuda no se utilizó para impulsar la actividad económica y productiva que generara ingresos para poder pagarla.

“La deuda tiene que ser acorde a los ingresos que tenga el estado y que tendrá en el futuro, para asegurar el reembolso porque lo que pasó (en Coahuila) y en otros estados es que los gobiernos se han sobre endeudado pasando los límites, entonces ponen de garantía las participaciones federales, así como los activos que tienen”.

Para Huerta González el no haber generado recursos para pagar la deuda y el hacerlo con el dinero de las participaciones federales ha mermado la capacidad de gasto de la entidad.

Un nuevo capítulo se vivió el pasado martes cuando el exgobernador interino de Coahuila, Jorge Torres López, fue extraditado este martes a Estados Unidos, donde está acusado de los delitos de asociación delictuosa, lavado de dinero y fraude bancario.

Sin duda Jorge Torres es una pieza clave para esclarecer el tema de la megadeuda. Conocer el desvío de recursos que tanto ha dañado las finanzas del estado. Ahora la pregunta obligada es ¿qué va a decir Jorge Torres a las autoridades de Estados Unidos?, ¿seguirá fiel a su ex jefe Humberto Moreira? ¿Javier Villarreal ya acusó directamente al ex gobernador, Jorge Torres hará lo mismo?

Pero sobre todo ¿cómo será utilizada esa información por el gobierno federal? En el pasado Enrique Peña Nieto protegió al ex gobernador Humberto Moreira pero ahora con Andrés Manuel López Obrador ¿qué giro dará esta historia en el país? Para nadie es un secreto que el presidente de México odia la corrupción y particularmente ha sido un duro crítico de la megadeuda de Coahuila y de la gestión de Humberto Moreira. En este escenario tal vez la suerte del profe ha sido echada.

@lharanda

Comentarios

Anterior En GP directores firmaron renuncia anticipada
Siguiente Sin sorpresas ¿Y la paridad?