Querétaro en silencio y en espera de un milagro


Por Karina Bello

Tremenda desilusión me llevé cuando este fin de semana llegué a Querétaro y la euforia futbolística brillaba por su ausencia.

Autos sin pintas, ni banderas ni mantas de apoyo para los gallos.

Era jueves, jugaba el equipo queretano en Torreón. Tras la santa goliza, la comunidad Gallo permanecía en silencio. Ocurrió un luto momentáneo que tuvo que reconfortarse en un partido excepcional que sólo se puede efectuar este domingo por la noche.

Algunos dicen que el amor no tiene que gritarse, y eso aplica al parecer para la afición que siendo “Siempre Gallos” hasta el día del partido salen con sus camisetas albiazul marcadas en la espalda con el nombre de Ronaldinho.

A diferencia de La Laguna, el sentimiento Gallo se lleva más en el corazón que en la camiseta, la mochila o el auto.

Extraño es ver que con una final de la Liga MX en juego, figuren más en las calles y banderas, el candidato a gobernador Roberto Loyola que cualquier jugador del 11 titular.

Pese a la apatía visual que presenta Querétaro, habrá que reconocer que es de aficionados más devotos que nunca, que con un marcador 5-0 en su contra, aún esperen un milagro.

Anterior Mega fail: Chinos meten gol porque el portero estaba tomando agua
Siguiente ¡Santos Campeón! Pese a derrota se corona en Querétaro