Santos, a tratar de rescatar lugar en la Liga MX


Los Guerreros se despidieron de su sueño mundialista. Ayer, aunque vinieron de atrás para derrotar 3-2 a los Tigres en el Estadio Corona, no les alcanzó para igualar el marcador global que favoreció a la visita 5-3.

El partido de vuelta de semifinales en la Liga de Campeones de la Concacaf, estuvo lleno de emociones en ambas porterías, donde los arqueros tuvieron que emplearse a fondo.

Los felinos volvieron a aprovechar un desconcertante arranque de partido de Santos Laguna para anotar un par de goles que sentenciaron la eliminatoria, sacando 5 goles de diferencia.

Y es que los del “Tuca” Ferreti, bien plantados en la cancha, comenzaron a generar insistentemente jugadas de peligro en el área albiverde.

Matheus Doria estuvo en la banca, ocupando su lugar Hugo Isaac Rodríguez.

Precisamente por el centro, los universitarios encontraron la primera anotación. Apenas se jugaban 10 minutos, por lo que laguneros y aficionados, recibieron un balde de agua helada.

La respuesta santista llegó al 14′ en los botines de Marlos Moreno, pero el zurdazo del colombiano, no encontró por centímetros la portería regia. Dos minutos después, Julián Quiñones impactó su disparo en el poste.

Ambos equipos buscaban goles, sin replegarse en su reducto defensivo. Jesús Dueñas pisó el área local, pero cruzó demasiado su disparo, mientras que el chileno Diego Valdés, también intentó por la causa lagunera.

LOS REMATAN

Pero vino el segundo tanto de Tigres, que se animó en ir por más, pero apareció la figura de Orozco, quien con grandes intervenciones, evitó los goles de Dueñas y Valencia, ante una desdibujada zaga albiverde.

A balón parado y a 5 minutos de irse al descanso, los de la Comarca encontraron su primer gol de la eliminatoria. La visita no se conformó y en la última jugada del primer tiempo, el ecuatoriano Valencia cobró un tiro libre, que alcanzó a desviar el cancerbero local.

Para el complemento, el estratega interino Rubén Duarte, hizo ingresar a Jesús Angulo por Marlos, para adelantar a Gerardo Arteaga por izquierda. En un principio, la variante no funcionó, por lo que se vino el vendaval felino.

Y es que Valencia pudo haber incrementado el marcador al 53′, pero apareció Jona para impedirlo, mientras que en el contrarremate, Julián Quiñones tampoco pudo, ante los defensivos santistas que se rehicieron en la jugada. El mismo colombiano un minuto después, estrelló su tiro en el poste.

La táctica fija volvió a funcionarle a los Guerreros, que a través de Furch empataron el partido, pero seguían muy abajo en el global. Fue entonces que ingresó Deinner por un Brian Lozano que pasó desapercibido en la cancha.

También los movimientos comenzaron con los de Nuevo León. Aquino entró, para ser más inquietante y con los espacios que poco a poco dejaban los anfitriones.

La clásica “Nahuelada” llegó hasta la recta final del encuentro, donde los santistas buscaron e intentaron, pero ya no pudieron ante unos felinos que se defendieron bien. En la última jugada del partido, el central Marco Ortiz marcó penal inexistente favorable a los de casa, pero Javier Correa impactó su disparo desde los once pasos en el travesaño.

Así terminó la aventura santista en la presente edición de la Concachampions.

El próximo domingo en la Sultana del Norte, se juega sus lejanas aspiraciones de liguilla, al visitar a los Rayados.

ASUMEN RESPONSABILIDAD

José Riestra, vicepresidente de futbol de Santos Laguna, en su tradicional análisis breve publicado en redes sociales, señaló: “Dejamos ir una gran oportunidad, asumimos nuestra responsabilidad, sigo confiando en lo que somos capaces cuando trabajamos todos por el equipo y con el apoyo de nuestra afición”.

Anterior Crece riesgo por aumento de caudal del río Bravo en Coahuila
Siguiente América, campeón de la Copa MX