Se realiza violenta sesión en asamblea de Morena en GP


Luego de que el sábado pasado se canceló la asamblea del partido Morena para la elección de delegados, integrantes de distintas corrientes señalaron la intromisión de funcionarios municipales, a quienes acusaron de haber violentado el procedimiento y cometido irregularidades; representantes de la administración aseguraron que los servidores públicos se mantuvieron al margen de dicho proceso partidista.

Rafael Palacios Cordero, quien fue precandidato a la alcaldía de Gómez Palacio, sostuvo que fueron algunos funcionarios y personas sin militancia quienes irrumpieron en el lugar donde se desarrollaba la asamblea distrital y acudieron a provocar a los participantes.

En sus redes sociales, emitió un posicionamiento en el que directamente responsabilizó a la alcaldesa Marina Vitela Rodríguez de dichos actos de provocación, pues según le espetó “es difícil creer que no estabas enterada de que funcionarios a tus órdenes, iban a llegar a irrumpir la asamblea de forma violenta; se metieron a querer organizar, arrebatar, insultar y provocar. Nos sentimos agredidos y desplazados”.

Palacios Cordero expuso que todo el proceso marchaba bien hasta que llegaron dichos funcionarios, y personas “acarreadas” en camiones y con distintivos para identificarse, ya que no son militantes ni afiliados.

Aseguró que presentará las evidencias que prueban la intromisión de los servidores públicos, y demandó que se conduzcan con respeto hacia la militancia.

Esto al recordar que ya se habían efectuado reuniones previas en las cuales se había exhortado a que quienes desempeñan cargos públicos, no interfirieran en el proceso interno.

Por su parte, representantes de la administración municipal negaron la participación de funcionarios, y aseguraron que se mantuvieron al margen del proceso partidista, pues gran parte de ellos no cuentan con militancia en el partido Morena. Hasta ayer, la alcaldesa Marina Vitela no había emitido una postura ni comentario alguno sobre dichas acusaciones.

El sábado pasado, en las instalaciones del Club de Leones, se desarrollaría la asamblea correspondiente al Distrito electoral 02 del Estado de Durango con sede en esta ciudad, para elegir a 10 delegados y congresistas nacionales (cinco mujeres e igual número de hombres) que participarán en la elección interna de dirigencia nacional, estatal y municipal del partido Morena.

Aunque las actividades iniciaron conforme a lo previsto, la asamblea tuvo que ser suspendida por varios motivos, pero principalmente porque no había las condiciones de seguridad necesarias para los asistentes, luego de que se dieron algunos empujones, agresiones verbales y conatos de enfrentamientos, en los que se vieron afectados adultos mayores y niños que ahí se encontraban.

Jorge Valenzuela denunció que se estuvieron repartiendo boletas para elegir delegados, a personas que no acreditaban la militancia, además de que se falsificaron los códigos QR con los que cotejaban los datos de las credenciales de elector.

Dijo también que tras cancelarse la asamblea, se abrió la urna para contar los pocos votos que se habían emitido, pero estos en su mayoría eran de gente sin militancia, pues no se respetó el padrón.

Señaló que los distintos grupos, identificados con liderazgos como los de Rosendo Salgado, Rafael Palacios Cordero, el delegado estatal Armando Navarro y Marina Vitela, se inconformaron por tal situación, dejando evidencia de que no hubo acuerdos ni unión para sacar adelante al partido.

Comentarios

Anterior En peligro, más de 8 mil mdp de ahorros de coahuilenses
Siguiente En enfermedades por trabajar en la minería, Coahuila es número uno