Secundarias de Coahuila registran adicción en consumo de cristal hasta en el 30% del alumnado


Diversas instituciones educativas de nivel Medio (secundaria) en Coahuila, registran hasta el 30 por ciento de su población con adicciones a drogas como el cristal; los involucrados son estudiantes de entre 11 a 15 años.

El cristal (metanfetamina), es un estimulante poderoso y muy adictivo, lamentablemente se está adentrando en la vida de los niños y adolescentes coahuilenses hasta ingresar a planteles educativos.

Lo anterior lo dio a conocer Luisa Ivonne Gallegos Martínez, directora de Prevención Social, Violencia y Delincuencia, quien reconoció que es muy alta la incidencia de consumo de esta droga en el interior de escuelas, aunque no generalizó.

Para la detección de dicha situación, se creó una vinculación con las Secretaría de Educación y de Seguridad Pública; se busca prevenir en primer nivel y focalizar las situaciones de conflicto a dependencias.

“Desafortunadamente el consumo de drogas entre niños, niñas y adolescentes es un problema muy focalizado en las diferentes estrategias que hemos estado realizando en instituciones educativas; los niños y niñas se acercan después de una plática de sensibilización para hablar de la importancia del ser humano y la relación”, explica.

“Nos dicen que hay una problemática dentro de la institución con el consumo de drogas, entonces empezamos a trabajar con ellos con seguridad, porque la problemática tiene que ver no solo con llevar droga a la institución, sino con la falta de identidad del alumno, trabajamos mucho para reforzar su personalidad, para establecer vínculos con la familia y amalgamar la personalidad del niño, de la niña y poderlo librar de la problemática”, agrega.

Aclaró que el cristal esta siendo consumido cada vez más por adolescentes de entre 11 y los 15 años.

La falta de atención de los padres de familia ha orillado principalmente al consumo de estas drogas en los jóvenes, y con apoyo de las redes sociales los jovencitos forman amistades no sanas.

Al momento no se tiene una cifra exacta del número posible de estudiantes adictos a la sustancia tóxica, sin embargo, en algunas instituciones educativas, sobre todo de nivel Secundaria, se encuentra que el 30 por ciento de su población es adicta a la metanfetamina.

LA FAMILIA, LA SOLUCIÓN

Es urgente trabajar en la parentalidad, crear comunicación entre padres e hijos a través de conversatorios que creen acercamiento y éstos revelen su problemática para iniciar la lucha por la desintoxicación, propuso.

Se ha destacado que cuando los hijos confiesan su adicción a los padres, empieza una identificación y se aborda la problemática.

“Puedo hablar de las instituciones donde hemos insistido, en algunas, un 50 por ciento sabe que alguno de sus compañeros consume drogas y algún 30 por ciento que si maneja la droga y consume”, destacó la directora de Prevención Social, Violencia y Delincuencia, y agregó que la violencia es multicausal y es urgente también trabajar en colonias e instituciones educativas.

Cabe destacar que la semana anterior, padres de familia de la escuela secundaria Federico Berrueto Ramón, ubicada frente a la Alameda de Zaragoza, en Saltillo, dieron a conocer que hay casos de drogadicción en el plantel, donde jóvenes utilizan focos para quemar el cristal, sin embargo la directora del plantel, Sara Castillo Suárez, negó la problemática.

PREOCUPANTE

La Dirección de Prevención Social, Violencia y Delincuencia, releva alarmantes casos de drogadicción en secundarias.

Los principales consumidores son menores de 11 a 15 años.

La causa principal sería la falta de atención de padres de familia.

También influyen las redes sociales y las amistades no sanas.

De acuerdo con un estudio, el 50 por ciento de alumnos afirma conocer a algún compañero drogadicto.

¡NO LA CONSUMAS!

El cristal es una droga que causa inmediata adicción.

EFECTOS FISIOLÓGICOS INMEDIATOS

Sensación de bienestar, euforia, vitalidad excesiva.

Hiperactividad.

Inhibición del sueño y el apetito.

Aumenta el apetito sexual.

EFECTOS DE SU CONSUMO

Pérdida de piezas dentales.

Llagas en la piel.

Incremento de la temperatura corporal y sudoración.

Envejecimiento prematuro derivado de la falta de sueño.

Caída del pelo (derivada de la ansiedad).

Infarto.

Hipertensión arterial.

Comentarios

Anterior Acababa de salir y vuelve a delinquir; prefiere vivir en el Penal de Saltillo
Siguiente Llega Doctor Sleep, el capítulo siguiente de ‘El Resplandor’ de Stephen King