Señales de homofobia en Saltillo


Por Jessica Rosales

En un acto de discriminación y homofobia, nuevamente la agrupación Cristo Vive causa polémica con la instalación de señalamientos en las calles de Saltillo. “Homosexuales no” y “No relaciones ilícitas” son las leyendas que pueden observarse frente a las instalaciones de la agrupación religiosa.

No sólo indigna la campaña de odio y repudio que desde hace varios años ha emprendido este grupo que lideran el pastor Carlos Pacheco y su hermano Eduardo en contra de un grupo de la población, también molesta la notable pasividad de las autoridades que permiten este tipo de agresiones.

¡Vaya!, hasta los que se dicen homofóbicos condenaron el hecho, pues, aunque no lo crea, algunos conservadores piensan que, esta vez, Cristo Vive sobrepasó los límites.

Pero muy vivos se ven los empresarios de la venta de los famosos burritos de Clamor del Barrio que, mañosamente, retiran los señalamientos tras verse descubiertos y los vuelven a colocar cuando los críticos se olvidan de ellos.

¿En dónde está la Dirección Estatal para Promover la Igualdad y Prevenir la Discriminación en Coahuila? ¿Quién es su titular? ¿Acaso trabaja? ¿En dónde está la Comisión Estatal de Derechos Humanos? ¿Por qué no procede el municipio de Saltillo con el retiro de este tipo de anuncios en la vía pública? ¿Acaso será porque el alcalde Isidro López tiene una relación de amistad con Eduardo Pacheco, quien fue candidato a diputado con su partido?

Muchas preguntas y pocas respuestas. Mientras tanto, algunos fanáticos de la religión saturan las redes sociales justificando a estos intolerantes con versículos de la Biblia que no son más que interpretaciones personales. ¿Y la gente que es atea? ¿Los que no coinciden con su ideología? ¿Para ellos no hay respeto?

Vivimos en un mundo de diversidad en todos los aspectos, con ideas políticas, sociales y religiosas muy personales. Recuerde que en México y en todo el mundo, existen leyes que protegen el derecho de cada individuo.

Si los líderes de Cristo Vive tienen pereza, no se preocupen, basta con leer el Artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.

¿Leyó bien? La preferencia sexual no debe motivar la discriminación, sus señalamientos homofóbicos violentan la Constitución, pero, sobre todo, indignan a una buena parte de la población.

Comentarios

Anterior Elecciones nulas, cada vez más lejos
Siguiente Ahorros por 96 mdp en la gestión de Lety Herrera