Subversivos


Por Leopoldo Ramos

Cada vez que México está listo para despegar económicamente, ocurre algo que ensombrece las buenas expectativas, dijo a manera de queja el senador priísta David Penchyna Group el pasado 12 de noviembre, cuando vino a Saltillo para hablar sobre las bondades de la reforma energética y de lo bien que le irá a Coahuila con la extracción de hidrocarburos.

Se refirió a la desaparición y posible masacre de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa, Guerrero y admitió que lo ocurrido afectó el buen ánimo en el gobierno federal y en la clase política mexicana que se dio a partir de la apertura del sector energético.

“Estamos de luto, indignados y preocupados porque la variable de este país, siempre que va a despegar, acontece algo en nuestro futuro inmediato que ensombrece a las reformas estructurales. Pasó con el TLC (en 1994, con el levantamiento armado en Chiapas); hoy pasa con la reforma energética, en telecomunicaciones, educativa, laboral” (Infonor, 12 de noviembre de 2014).

El senador Penchyna no se equivocó al decir que lo ocurrido a los estudiantes desaparecidos por órdenes del entonces alcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, afecta el desempeño de las autoridades mexicanas en la procuración de los derechos humanos.

A los pocos días de ocurrido, el caso trascendió fronteras y organismos como Amnistía Internacional y la Organización de Naciones Unidas fueron los primeros en reaccionar.

“Lamentamos que hasta el momento estos mecanismos (establecidos por las autoridades) no hayan sido exitosos para encontrar a los estudiantes desaparecidos, y urgimos a las autoridades a incrementar sus esfuerzos para encontrarlos.

“Exhortamos a las autoridades mexicanas a conducir investigaciones efectivas, prontas e imparciales para identificar a las personas cuyos cuerpos estaban en las fosas colectivas y llevar a la Justicia a los responsables”, dijo desde Ginebra Ravina Shamdasani, portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (EFE, 24 de octubre).

Amnistía Internacional emitió una serie de recomendaciones al gobierno de México que en su mayoría no se atendieron, como “acelerar y garantizar una investigación rápida y exhaustiva sobre estos terribles abusos y que se llegue a fondo sobre lo ocurrido a las víctimas y garantizar el acceso pleno a las investigaciones ministeriales a los familiares de las víctimas y sus representantes, y asegurar que no recaiga en las víctimas y sus familiares la obligación de obtener y proporcionar los elementos de prueba”.

El caso Ayotzinapa también está en los medios de comunicación de todo el mundo.

“Acabo de estar en China y en Barcelona y (la imagen de México) es bastante mala, prácticamente todo lo bueno que había pasado se olvidó con esto de Ayotzinapa, todo mundo habla de esto, todos los noticieros le dedican documentales especiales, en todos los países. Estuve viendo una hora un programa en China sobre los desaparecidos; en BBC y CNN, todo el tiempo, es bastante triste”, expuso Alejandro Ruelas Gossi, especialista en mercadotecnia y director académico de la escuela de negocios Adolfo Ibañez, de Miami, Florida.

Penchyna también tiene razón en que el despunte económico del país cada vez se ensombrece, pero lo que no dice el presidente de la Comisión de Energía del Senado es que el levantamiento armado en Chiapas por parte del EZLN y las movilizaciones sociales por la desaparición de los 43 normalistas tienen coincidencias irremediables.

En los dos casos está de por medio la pobreza y la marginación; la injusticia, cacicazgos, violencia, inseguridad, impunidad y la relación del gobierno con las organizaciones criminales. El común denominador de los dos ejemplos es la falta del Estado de derecho y de eso no tienen la culpa los subversivos.

ramos_leopoldo@hotmail.com

@FiliasyFobias

Anterior Carolina Viggiano rinde su tercer informe al frente del DIF
Siguiente Encuentran más restos en fosas de Iguala