Sumando esfuerzos


En el tintero

Por Jessica Rosales

Hace unos días, llegó una notificación a mi cuenta personal de Facebook, una amiga y compañera reportera de Nuevo León me etiquetó en una publicación sobre un apoyo que solicitaba una madre de familia para poder costear las quimioterapias de su hija.

Fue entonces que me puse en contacto con Blanca Neri, la madre de Joana, una pequeña de apenas 7 años de edad que fue diagnosticada con linfoma de burkitt un tipo de cáncer agresivo que se presenta, sobre todo, en los niños.

Llegue a media mañana al Hospital Universitario y en el cuarto 206 del piso dos estaba Joana. Apenas pude asomarme por la puerta porque la pequeña estaba baja de defensas y cualquier descuido puede ser mortal en su condición.

No importó la distancia, Joana me mostró un muñeco de peluche y las cartas de sus compañeros de escuela deseándole pronta recuperación y contagiándola de ánimo. Me mandó besos y me mostró una sonrisa sin siquiera conocerme.

Nada es más angustiante para una madre o un padre conocer casos de niños que luchan contra una terrible enfermedad ¿Qué pasaría si a nuestra hija o hijo le detectaran cáncer? No quiero ni pensarlo.

Al indagar sobre la condición de Joana fue alentador saber que casi de inmediato de su diagnóstico la Asociación de Niños con Leucemia decidió apoyar a la pequeña y a su familia.

Este organismo civil todo el año realiza campañas para recaudar recursos, una de ellas, la colecta de tapa roscas para costear los tratamientos de los pequeños que llegan a menudo al “Hogar de la abuela” como han llamado al sitio acondicionado especialmente para ello, y brindarles techo y comida a la familias foráneas durante todo el tiempo que dure el tratamiento y hospitalización del niño en Saltillo. Actualmente son 57 niños que enfrentan esta enfermedad: el cáncer.

Cuando Blanca comentó que para allegarse de recursos estaban juntando tapitas de plástico con lo que podría ser posible pagar las quimioterapias de Joana y de otros niños con cáncer, al conocer su historia a través de las redes sociales la sociedad comenzó a responder y manifestar su intención de ayudar ¿Qué tan difícil es juntar tapas y donarlas? Realmente es algo muy fácil, pero grandemente valioso.

Con esta historia volteamos a ver la labor tan valiosa que realizan todos los días los integrantes de la Asociación de Niños con Leucemia, que año con año, efectúan actividades diversas para obtener recursos porque, desafortunadamente, siempre hay niños con este tipo de enfermedad.

Y entonces al ver el entusiasmo de ayudar por parte de muchas personas la pregunta es por qué no nos organizamos como sociedad y sumamos esfuerzos para ayudar no solo a estos pequeños sino a grupos vulnerables.

El día de ayer a iniciativa de la Universidad Autónoma de Coahuila, Marcelo Lara Saucedo, anunció el apoyo de guardias de seguridad, quienes además de donar voluntariamente dinero, colocaron botes en las casetas para recolectar estas tapitas en los Campus de Camporredondo y Arteaga.

Y aquí es donde aprovecho para lanzar el reto a la Universidad Vizcaya, la UANE, UVM, ULSA que además de demostrar con ello su compromiso social como lo hace la UAdeC podrán impulsar los valores de sus estudiantes. Un reconocimiento grande a todos los que han apoyado y a seguir promoviendo e impulsando este tipo de campañas.

Comentarios

Anterior Un agua cara
Siguiente La bomba de la libertad de expresión