Super Bowl: ¿súper caro?


Por Pilar Fernández

Después de las fiestas decembrinas, el año nuevo y la mitad de nuestros propósitos en la basura, no quedan más razones para seguir motivados en 2015, que el juego más esperado por los amantes del futbol americano (y los del cotorreo, también); el único evento en donde dos equipos de deportistas le abren el escenario al artista de la noche: el Super Bowl.

Para comenzar, podemos hablar sobre lo socialmente inaceptable que es no ver este show deportivo. Permanecer ajeno al “súper domingo” es igual a aislarse por un promedio de tres días, en lo que el tema pierde vigencia. Es igual a la nula participación en conversaciones al respecto y el trabajo de idear una buena razón para responder a la icónica pregunta ¿por qué no viste el Super Bowl?

Ahora, ver el juego no sólo es diversión, convivencia y borrachera; es un gasto excesivo del que nadie está exento.

Si eres súper fan o eres de los que les sobra el dinero y prefieres viajar y verlo desde tu asiento en el estadio, probablemente gastes alrededor de 200 mil pesos, bajita la mano.

Tomando en cuenta que este año los boletos oscilan entre 8 mil 900 y 28 mil 888 dólares y a esto le agregamos los gastos de avión, hotel, souvenirs y demás, nos da como resultado una lanototota (comprando el boleto más barato).

Por otro lado, si eres de los míos y prefieres ver el Super Bowl desde un restaurante-bar, fácilmente la cuenta estará entre los 200 y 500 pesos por persona.

Con estos datos podría parecer que la mejor opción este año sería permanecer en casa, pero si la contienda deportiva es pretexto para comprar una nueva televisión (LED, por supuesto), gastarás entre 3 mil y 70 mil pesos según el tamaño de la pantalla y el grosor de tu cartera.

Pero si solamente quieres relajarte un rato y comer botana toda la tarde, el gasto puede ir desde los 60 hasta los 300 pesos.

Y para quienes se ponen la camiseta (literal), los jerseys oficiales requieren un desembolso que va desde los 100 hasta los 250 dólares.

Sin embargo, el premio al más gastalón se lo llevan las empresas que se anunciarán durante la transmisión en vivo. Éstas estuvieron dispuestas a pagar aproximadamente 4 millones de dólares por un spot de 30 segundos. Algunas de las marcas que veremos el domingo son Victoria’s Secret, Doritos, Bud Light, Budweiser y Ecuador (sí, Ecuador, el país, WOW).

Sean cuales sean tus planes para ver el Super Bowl en su edición 49, la mejor recomendación es cuidar tu dinero y no dejar que este súper evento se convierta en un súper problema financiero.

Con datos de Profeco, Ticketmaster y Best Buy México.

Anterior Famosos muestran solidaridad por Cuajimalpa
Siguiente Revelan fotos privadas de Frida Kahlo en museo de Alemania