Temi, primer robot enfermero para pacientes de Covid-19 en Nuevo León


Temi es un robot de casi un metro de altura y, desde este martes, es el primer enfermero con inteligencia artificial que atenderá a pacientes con coronavirus en Nuevo León.

La empresa siderúrgica Ternium y el Hospital Clínica Nova presentaron a este robot, creado en conjunto, quien visitará a pacientes de Covid-19 y protegerá al personal médico.

“Temi va a ayudar a que el personal médico, sin necesidad de estar dentro de un área de riesgo de Covid-19, pueda dar seguimiento a los pacientes”, explicó Carlos Chávez, director administrativo del hospital.

Vamos a tener la oportunidad de que varios especialistas puedan tener un contacto más directo, sin estar físicamente ahí.

El robot se puede desplazar de manera autónoma; cuenta con inteligencia artificial que le permite interactuar con los pacientes, así como una cámara y un sistema de voz.

Para la mayoría de las visitas, el personal médico lo podrá controlar de manera remota a través de una aplicación móvil.

En algunos lugares donde la cantidad de pacientes rebasa la capacidad del personal médico y de enfermería, este tipo de tecnología ayuda a tener esa interacción y detectar signos y síntomas que pueden ayudar a un tratamiento más oportuno, destacó José Luviano, coordinador de Áreas críticas del nosocomio.

El Hospital Clínica Nova es la primera institución médica que hace uso de esta tecnología en el área metropolitana de Nuevo León.

Otro espacio de trabajo

Se prevé que Temi también trabaje en el Hospital Comunitario Ternium, espacio habilitado por la empresa en abril para recibir a pacientes de Covid-19, ante la gran ocupación en los centros de salud que se registra en la entidad. Con ello se mantiene a la vanguardia en la lucha contra la pandemia.

Es un primer esfuerzo de aprovechar la tecnología para cubrir los nuevos requerimientos y necesidades, que surgen en medio del entorno que vivimos, aseguró Ladislao Guerra, jefe de sistemas de Nova.

Comentarios

Anterior Filtran foto de Verónica Castro y Yolanda Andrade de viaje en París
Siguiente Pros y contras de la vacuna rusa contra el coronavirus