in , , ,

Tilda Swinton es la nueva ‘Chica Almodóvar’ en ‘The Human Voice’

Como una de las grandes favoritas del lado más artístico de Hollywood, Tilda Swinton también fue la elegida por Pedro Almodóvar para entrar en el mundo de Hollywood, con la primera producción de cine que dirigió totalmente en inglés, en “The Human Voice”. Y a pesar de que quedó fuera de la nominación a al Oscar como Mejor Cortometraje, Swinton sigue su camino. Pudimos hablar con ella después de haber pasado por el prestigio del Festival de Venecia, New York Film Festival y BFI London Film Festival.

-¿Qué estilo de influencia tuvo el cine en tu niñez?-

“Yo me crie en Escocia, donde digamos que ni siquiera había tantas salas de cine, aunque era lo que a mí más me gustaba, sin pensar para nada en la actuación”.

-¿Cuál dirías que fue tu primer amor por el cine?-

“Julie Andrews en diferentes sentidos fue mi primer amor por el cine, porque la primera vez que vi ‘La Novicia Rebelde’, en aquel entonces había ido en la época de la Navidad con una tradición que me gustaría revivir porque nos habían dado unos hermosos programas con fotografías. Y me acuerdo de haber guardado aquel programa debajo de mi almohada, por meses. Te juro que en el verano, yo todavía tenía ese programa de Navidad con fotos de Julie Andrews. Esa fue tal vez mi primera experiencia con el cine”.

-¿Qué edad tenías en aquel entonces?-

“Tenía ocho años. Y me acuerdo perfectamente. Incluso yo creé una fundación que se llama ‘La Fundación de Ocho Años Y Medio’ como una iniciativa para presentar el cine con subtítulos, a niños de todo el planeta, cine de los años 30, 40 y 50, hasta las últimas décadas. Y ese es un video que figura en el menú porque amo mostrarlo a otros niños de ocho años y medio. Te vuela la mente y te da una clara perspectiva de la capacidad del cine desde el ojo de una cámara hasta el interior de tu ojo”.

-¿Es verdad que también habías construido en Escocia una escuela desde cero, para niños?-

“Es cierto que por muchos años yo había estado muy involucrada en una escuela al Norte de Escocia, donde también habían ido mis hijos. Originalmente era la Escuela de Rudolf Steiner y estudiaban adolescentes hasta los 15 años que era la edad que ya habían cumplido mis hijos. Con otro padre fundamos la escuela donde nadie, ni siquiera mis hijos, tomaban exámenes. La enseñanza era al aire libre. Ya no tengo nada que ver, pero es algo que me enorgullece bastante”.

El nombre Tilda en realidad es un derivado del verdadero nombre Matilda y en el pasaporte incluso figura como Katherine Matilda Swinton. Habiendo nacido en Inglaterra el 5 de Noviembre de 1960, en sus clases del West Health Girls School tuvo como compañera nada menos que a la Princesa Diana. Pero tampoco es el mejor momento que recuerda, porque siempre se quejó de las escuelas pupilo por “el ambiente aislado y desolador” describiéndolo como “un lugar muy cruel para crecer donde tampoco creo que los niños se benefician con ese estilo de educación, porque necesitan el amor más cercano de los padres”. Es por eso que después de casarse con el artista y guionista John Byrne, Tilda Swinton también decidió fundar la escuela donde fueron los hijos Honor y Xavier.

En el plano actoral, ya había entrado por la puerta grande, cuando se había unido a la Compañía Real Shakespeare en 1984. El debut en cine llegó dos años más tarde, con ‘Caravaggio’ y la dirección del mismo Derek Jarman con quien también filmaron ‘The Last of England’, ‘War Requiem con Laurence Olivier y ‘Edward II’. Con otros personajes menos importantes después logró abrir las puertas de Hollywood de la mano de Leonardo DiCaprio en ‘The Beach’ y con Penelope Cruz y Tom Cruise en ‘Vainilla Sky’. La fama llegó mucho más tarde, con los roles del arcángel Gabriel detrás de Keanu Reeves en ‘Constantine’ y el personaje de la Bruja Blanca Jadis en las tres diferentes versiones de ‘Las Crónicas de Narnia’. Al lado de George Clooney incluso ganó un Oscar como Mejor Actriz de Reparto en ‘Michael Clayton’. Y de la mano de Brad Pitt y Cate Blanchett apareció después con ‘El Curioso Caso de Benjamin Button’, hasta formar parte del Universo de Marvel en ‘Doctor Strange’ y la última superproducción de ‘Avengers: Endgame’. Ahora, con Pedro Almodóvar vuelve al estilo artístico del cine independiente como la absoluta protagonista del cortometraje ‘The Human Voice’ (basado en la obra de teatro ‘La Voix Humaine’ de Jean Cocteau) que juntos estrenaron en el Festival Internacional de Venecia, como una de las producciones favoritas del próximo Oscar.

-¿De verdad, nunca soñaste con seguir tu carrera de la mano de los grandes estudios de cine y las superproducciones de Hollywood?-

“Mi única preocupación siempre fue tener una vida y la he tenido. Disfruto mi vida. Pero no me interesa tener una carrera. Ni siquiera sé lo que es. Tuve el privilegio de desarrollar mi trabajo y mi vida con directores que son amigos muy cercanos, con quienes cocinamos y comemos juntos, contando los chistes más ridículos, creciendo también juntos”.

-¿Quiere decir que tampoco te interesó la fama que conseguiste con las superproducciones de ‘Constantine’ o ‘Narnia’?-

“Nunca se me ocurrió ser ninguna ‘snob’ o incluso trabajar exclusivamente en el cine. Para ser honesta, nunca salí a buscar nada. Te diría que las superproducciones más grandes vinieron a mí. Yo nunca las busqué. Pero también creo que la primera producción de uno de los grandes estudios que hice, fue bastante experimental, cuando Francis Lawrence me llamó para trabajar en ‘Constantine’, con Keanu Reeves. Fue totalmente experimental y me encantó la genialidad de interpretar al arcángel Gabriel con aquellas memorables alas espectaculares. Eso fue bastante fácil. Después, cuando me llamaron para la primera producción de ‘Narnia’, con el León y el vestuario de la bruja… también creo que fue un masivo experimento artístico. Y el ofrecimiento llegó realmente con un director que debutaba en el cine, pidiéndole a una compañera de viaje que se sumara en una aventura bastante riesgosa. Eso fue lo que me atrapó. Nada tiene que ver con el presupuesto de millones de dólares”.

-¿Qué significa entonces el mundo de Hollywood para Tilda Swinton?-

“Para mí, Hollywood es Greta Garbo y ella abandonó el cine a los 36 años. Y abandonó por una razón muy interesante. Dijo que había hecho suficientes rostros y para ese entonces ya se había decepcionado con su trabajo. Se aburrió. Y me identifico plenamente con ella porque yo haría lo mismo si estuviera aburrida o frustrada con mi trabajo. Tengo un hermoso jardín y soy feliz. No tengo ninguna razón como para salir a trabajar en cine. Es la conversación con otros compañeros lo que me incentiva. Cada una de las producciones de cine que filmé, las hice pensando que era la última, cada una de ellas. Simplemente vuelvo a mi jardín, hasta que alguien me tienta con una nueva conversación”.

-¿Y los festivales de cine como Venecia o Cannes, te interesan tan poco como las superproducciones?-

“Los festivales de cine son todo para mí. Es la raíz que me transporta al cine. Yo sigo admirando el cine y me acuerdo perfectamente cuando había viajado con mi primera película al Festival de Berlín en 1986. Fue como un jet supersónico porque vi un festival internacional de cine como nunca antes había visto”.

-¿Siendo la gran candidata a la nominación del Oscar como Mejor Cortometraje con ‘La Voz Humana’, qué tan especial resultó recibir el Premio del León de Oro, en el último festival de cine de Venecia?-

“Supongo que ningún año es malo para recibir un premio así (Risas), pero es un año de transformaciones, para todos. Es un buen momento para encontrar los trofeos en nuestras vidas, para descubrir que siempre hay un lado precioso de mucho valor. Para mí, el premio es un honor que jamás imaginé, pero el mejor incentivo para seguir adelante. Y haberlo recibido un día antes de estrenar una película totalmente nueva como ‘La Voz Humana’, fue un momento muy difícil de mejorar”.

-¿Cómo resumirías el cortometraje de ‘La Voz Humana’ en tus propias palabras?-

“Es la historia de una actriz que en un minuto de cine cuenta su verdad. En cierta forma es un estilo de cine que trata la sinceridad, la fantasía y ficción, pero también un duelo, contando la verdad no solo a nosotros mismos, sino a alguien que la lastimó tanto”.

-¿Y qué sabías de la particular voz humana de Pedro Almodóvar, antes de filmar juntos su primera producción de cine totalmente en inglés?-

“La primera vez que puedo decir que sentí el espíritu de Pedro Almodóvar fue con ‘Mujeres al Borde de un Ataque de Nervios’. Desde aquel entonces siempre me apasionó su estilo de cine. Tengo un amigo en Escocia, un monje que conocí hace doce años, que siempre me dice que se acuerda de mí en sus plegarias. Y un día me dijo que había tenido una plegaria muy especial para mí, para que trabajara con Pedro Almodóvar. Me pareció ridículo porque yo ni siquiera hablo español. Pero con Pedro discutimos muchas veces que el cine tiene su propio idioma y cumplí un sueño al poder decir que trabajé con él”.

Escrito por Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AMLO podría parecerse a Jesucristo: Antonio Attolini

Son 23 los que ‘suenan’ para representar al Tri en Catar 2022