Un IBU por México


Por: Marcelo Torres Cofiño

Aprobamos en el Congreso de Coahuila una iniciativa para que el IBU (Ingreso Básico Universal) sea una realidad en nuestro país.

La propuesta es que cada familia reciba una renta mensual adicional de 3 mil 307 pesos durante la contingencia.

Esa cantidad está establecida con base a la línea mínima de bienestar que ha establecido el Coneval. Ahora, será necesario que el Congreso Federal muestre su sensibilidad real con los mexicanos que, en su inmensa mayoría, están sufriendo por la situación económica que atraviesa el país.

Es muy importante entender que el IBU debe ser entregado a todos por igual, sin distinción alguna, como única forma real de que su empleo no vaya a tener un carácter partidista.

El IBU es un instrumento económico, que debe ser empleado como medio para reactivar la economía y revertir la caída histórica del PIB, en lugar de depender en exclusiva del “rebote natural” que, con muy extrañas excepciones, tienen todas las economías.

En diversas naciones el IBU es una realidad, desde hace muchos años. La diferencia, ahora, sería que México sólo lo aplicaría mientras dura la contingencia.

Es cierto, se necesita un presupuesto importante para poderlo sostener. Y precisamente porque ahora se discute el paquete económico para 2021 en la Cámara de Diputados Federal es el momento oportuno para que, en lugar de destinar dinero a las obras faraónicas del presidente se dedique a quienes sí lo necesitan.

Como lo demuestra el “Análisis comparado internacional del ingreso básico universal: lecciones de política pública para México” elaborado por Edgar Antonio Marín Vaquero para el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la propia Cámara de Diputados Federal, el IBU puede representar un muy importante impacto positivo para la economía del país, al reactivar el mercado interno.

Las simulaciones matemáticas realizadas en ese estudio, para escenarios diferentes según el monto otorgado, mostraron, en todos los casos, una reducción significativa de la pobreza. ¿No es eso lo que queremos?

Ahora, el balón está en la cancha del Congreso Federal. Convencerlos es esfuerzo de todos.

Comentarios

Anterior Compañía y ronroneo de gatos causan efectos terapéuticos: IMSS
Siguiente Detectan 168 casos nuevos y 22 defunciones por Covid-19 en Coahuila