in , , , ,

Voto razonado

Por Luis Guillermo Hernández Aranda

Todas las elecciones son importantes, pero sin duda la del próximo domingo adquiere un matiz especial. ¿Fortalecemos o no a un partido que ha destruido y no ha construido nada más que discursos?, ¿seguimos dándole un cheque en blanco a quien divide y no une?, ¿votamos para que continúe el desabasto de medicamentos y el pésimo manejo de la pandemia?

Esa división y polarización incluso ha contribuido a que actualmente estemos viviendo el proceso electoral más violento de la historia en México de acuerdo a la consultoría Etellekt. Van 782 agresiones vinculadas a la política, que incluyen tanto ataques a personas como a bienes, según la consultoría. 

El 75 por cuento de las agresiones ha sido contra precandidatos o candidatos opositores al gobierno en turno de cada estado. Suman 89 políticos asesinados, 35 de las cuales eran precandidatos o candidatos y el resto políticos de diversos niveles.

El voto es la herramienta que tenemos los ciudadanos para premiar o castigar a los políticos y partidos que nos gobierna. Hoy con la reelección de alcaldes y diputados esa herramienta adquiere más poder. ¿Cómo confiar en el candidato a diputado que te dice que hagas equipo con él y va a solucionar los problemas si en cuatro años como alcalde se agravó el problema de agua e inseguridad en Torreón? Incluso por primera vez los agentes de tránsito sembraron el terror porque eran ellos quienes golpeaban a los ciudadanos. 

¿Cómo creer en la propuesta de un partido que esconde a su candidato y no lo presenta en debates? Vaya ni siquiera hace campaña porque le apuestan a la piratería, al engaño y quien hace campaña no es candidato. Antes de ganar una elección ya apuestan a la ilegalidad y el fraude porque finalmente venden un producto inexistente.

El discurso de culpar de todo al pasado ya no alcanza para justificar la incapacidad del Gobierno Federal. Decir: “los otros robaban más” es un grito desesperado para justificar la corrupción que hoy existe e incluso se ha agravado, con las adquisiciones directas donde la licitación es una palabra olvidada.

El doble de soldados en la calle, la inseguridad en aumento, falta de medicamentos y una crisis económica más grave es el escenario que se vive previo a esta elección. De ahí la importancia de razonar el voto, de no apostar por espejos que sólo en el discurso nos dicen lo que deseamos oír pero que en los hechos son peores que los otros.

Coahuila llega a esta elección en semáforo verde gracias al buen manejo de la pandemia de parte del Gobierno Estatal, la reactivación económica es un hecho, las escuelas han vuelto abrir y poco a poco transitamos a la normalidad. Gracias a un trabajo responsable, pero sobre todo de unión entre el gobierno y los ciudadanos.

Votemos por la unión y el esfuerzo conjunto, no por aquellos que buscan dividir, polarizar y que hacen del pleito su forma de gobierno ante la incapacidad de dar resultados. 

@lharanda

Comentarios

Escrito por Redacción

Índice

Memo Ochoa lleva de la mano al Tri a la final de la Liga de Naciones