¿Y el PRI?


Por Luis Guillermo Hernández Aranda

A más de un año de que Andrés Manuel López Obrador ganara las elecciones a la presidencia de la república, el PRI aún no logra superar la avalancha que le pasó por encima. Prácticamente en este primer año de gobierno el tabasqueño no ha tenido oposición, a partir de los hechos en Culiacán el PAN se ha sacudido la modorra y ha comenzado a cuestionar al presidente.

La liberación de Ovidio Guzmán, el crimen de la familia Lebaron y ahora la imposición de Rosario Piedra Ibarra en la Comisión de Derechos Humanos, son algunos de los temas que le han servido a Acción Nacional para fijar postura y marcar agenda. Posesionándose como una verdadera oposición y “cachando” así el descontento que ha despertado en varios sectores de la clase media Andrés Manuel López Obrador.

Hay un amplio sector de jóvenes-adultos, con estudios universitarios e incluso dedicados a actividades artísticas y culturales que votaron por Morena cansados de la corrupción emanadas por gobiernos panistas y priistas pero que ya están decepcionados por el rumbo que ha tomado el país y que incluso cuestionan duramente decisiones como la de dar asilo a Evo Morales. Ese sector está volteando a ver al PAN.

Y es que mientras Acción Nacional fija postura, Alejandro Moreno dirigente nacional del PRI anda más preocupado haciendo nombramientos al interior de su partido que a la población no le dice absolutamente nada, reuniéndose con viejos priistas y felicitando al Canelo por su triunfo.

En la Cámara de Senadores Miguel Ángel Osorio Chong sube un video justificando el ser comparsa de Morena para permitir que Rosario Piedra tomara protesta. Su argumento es un verdadero galimatías que da más pena que gloria y uno termina pensado: “ya no sigas licenciado pantanos, porque cada vez te hundes más”.

En Coahuila las cosas no son muy diferentes. El fin de semana llevaron a cabo el proceso de renovación de la dirigencia que ganó, como todo mundo sabía, RodrigoFuentes Ávila por un amplio margen a su sparring Enrique Sarmiento. ¿Por qué el PRI sigue apostando a procesos ficticios que no le aportan nada en el electorado?

Alguien podrá decir que es un especie de entrenamiento para tener aceitada la estructura, por cierto estructura priista que en las últimas elecciones se ha convertido más en una especie de coco” porque ya no asusta. Simplemente recordemos que Rigo Fuentes, que había sido el Secretario de Desarrollo Social perdió como candidato a diputado local en 2017.

Tras su derrota fue elegido presidente del PRI en el estado y ya como “director técnico” del tricolor perdió en 2018 la senaduría, cinco diputaciones federales y 20 alcaldías en Coahuila.

Es decir que con este record, perdedor, se ve muy difícil que cumpla el compromiso de recuperar el Congreso del Estado.Si en el futbol le apuestan al cambio de DT cuando los resultados no se dan, en el PRI pareciera que apostarán por las mismas viejas fórmulas para obtener los mismos resultados.

@lharanda

Comentarios

Anterior IMSS le debe 15 millones de pesos a la UAdeC
Siguiente Jonathan Orozco no se va al Monterrey: Almada